«Un partido único y con una historia muy bonita»

Rafael Nadal.

Rafael Nadal debutó en el ATP 500 de Barcelona y se llevó un gran susto en el primer set. El español se enfrentó al argentino, Leonardo Mayer, quien se quedó con el primer parcial. Cabe recordar que el mallorquín viene de quedar eliminado de las semifinales de Montecarlo. El resultado final fue de(6-7, 6-4 y 6-2) y este jueves se enfrentará a su amigo y compatriota, David Ferrer.

Luego de triunfo, Nadal dialogó en conferencia de prensa y declaró: «No ha sido un partido agradable. Todos los partidos peligran, sobre todo si pierdes el primer set, cualquier cosa podría haber pasado, pero es verdad que en el segundo las opciones han sido infinitas para hacer dos break. He desaprovechado muchas oportunidades y así las cosas se complican».

El español, número dos del ránking mundial, explicó que fue lo que le sucedió ante el argentino Mayer: «No he jugado bien, ha sido un partido más bien flojo, el objetivo era ganar, y esa es la realidad. A nivel de capacidad de aguantar creo que he estado bien, pero a nivel de juego hay cosas que se tienen que mejorar».

Instalado en los octavos de final, el mallorquín tendrá como oponente a Ferrer. En relación a dicho duelo, expresó: «Es un buen amigo, uno de los mejores jugadores que hemos tenido en los últimos 15 años. Será un partido especial. Hemos jugado muchas veces. Un partido único, con una historia muy bonita, es un día para estar preparado por que él está con ilusión».

El historial entre ambos marca una clara ventaja sobre Nadal. De las 31 veces que se enfrentaron, Rafa obtuvo 25 victorias, es decir más del 80% de efectividad. La primera vez que chocaron fue en el año 2014, cuando Ferrer
se impuso en el torneo de Stuttgart por 6-3, 6-7 y 7-5. Cabe recordar que David no le gana a su compatriota desde 2014.

Por otra parte, Rafa se refirió a sus últimas lesiones: «No, no estoy en mi mejor momento. Es verdad que vuelvo a salir de un problema físico. Esas interrupciones terminan por afectar a nivel tenístico y mental y uno tiene que ir poco a poco recuperando. De la mejora personal, vendrá la mejora general. Tengo la esperanza y la confianza de que volveré a encontrar el camino de jugar bien y ganar».

«Los cambios drásticos no suelen ser buenos, porque no se asimilan, tienen que ser poco a poco. Al menos es mi forma de entender el deporte. Uno va perdiendo cosas y uno tiene que volver a subir escalones. Lo que necesita es subir las escaleras tranquilamente, sin parar. Llevo 18 meses que subo unas escaleras y me frenan las lesiones», cerró el mallorquín.