Alfaro palpitó el duelo por la Supercopa

Boca jugó el domingo por la noche ante Godoy Cruz en Mendoza y ya se encuentra en Buenos Aires. Sin embargo, el Xeneize deberá retornar a la provincia cuyana durante la semana ya que el próximo jueves se enfrentará con Rosario Central en una nueva edición de la Supercopa Argentina, certamen que enfrenta al ganador de la Superliga con el de la Copa Argentina.

Este duelo es considerado vital por Gustavo Alfaro que busca conseguir su primer título con el Xeneize. Además, es un duelo con muchos condimentos teniendo en cuenta la rivalidad que surgió entre los dos equipos luego de la final entre ambos de la Copa Argentina 2015, que terminó con el escándalo por el arbitraje de Diego Ceballos.

Por este motivo, Alfaro fue cauto en sus palabras. “Es una final con una rivalidad muy grande la que hay con Rosario Central. Será un partido caliente, muy tenso. Tenemos una ilusión muy grande y la gente está ilusionada con este equipo y este momento», aseguró el entrenador del Club de la Ribera.

Esta final ante el Canalla será también especial para los fanáticos Xeneizes. Es que será la primera definición que juegan luego de caer en dos finales consecutivas ante River. Justamente la primera de esas derrotas se dio en la Supercopa Argentina ante el Millonario y en el mismo escenario donde se definirá este certamen.

Alfaro, quien habló en conferencia de prensa luego del triunfo frente a Godoy Cruz, habló sobre la actualidad de Carlos Tevez. “Carlos está bien, vamos a ver cómo va evolucionando de su lesión y en qué condiciones está para sumarse, ya sea en el equipo o para acompañar a la delegación», comentó el entrenador.

De esta manera no le cerró la puerta al Apache para que sume algunos minutos ante el Canalla. Sin embargo, la formación que puso ante Godoy Cruz parece indicar que Mauro Zárate estará desde el arranque ante el combinado rosarino, donde Alfaro tuvo un fugaz y negativo paso como director técnico.

Por último, Alfaro se animó a opinar de Marcelo Bielsa, luego de la jugada que dio la vuelta al mundo. «Marcelo siempre ha sido un tipo que ha dignificado esta profesión y siempre ha marcado hitos. En cuanto a la moral y la ética de Marcelo todo el mundo se saca el sombrero. Lo felicito y si me pasara lo mismo, yo actuaría igual», cerró el entrenador.