“No estuve lúcido cuando tomé la decisión de irme a Milán”

Leonardo Bonucci fue protagonista de los dos últimos mercados de pases en el fútbol italiano. El experimentado marcador central de 32 años se convirtió en uno de los defensores que más dinero movió con su traspaso al Milán desde la Juventus y su posterior vuelta a la Vecchia Signora desde el Rossonero.

Es que el defensor tomó la decisión de marcharse al conjunto más ganador de competencias europeas en Italia en 2017. Milán desembolsó 42 millones de euros por su ficha que, en principio, sería la primera de un gran número de jugadores de renombre que le devolverían la identidad al conjunto italiano.

Esto no paso y Milán continuó navegando por la mitad de la tabla de la Serie A. Por este motivo, el entonces capitán Rossonero decidió retornar al conjunto de Turin que pagó 35 millones de euros por el jugador, en una maniobra que le terminó dejando siete millones de euros a favor al vigente campeón del Calcio.

Bonucci reconoció que ir a Milán no fue la decisión más acertada. «El año en Milán fue difícil, pero hermoso porque me hizo crecer a nivel humano, pero no estuve lucido cuando tomé esa decisión. Luego se dio la posibilidad de regresar y… cada viaje termina con un regreso a casa», comentó el defensa.

«Durante la temporada viví momentos intensos, después de la experiencia vivida con Matteo  no pude soportarlo y, tal vez, hubo voluntad de separarme”, dijo sobre la enfermedad que tuvo a su hijo menor al borde de la muerte. “Luego, a medida que pasaba el tiempo, fui consciente de que no había estado lúcido en mi decisión», remarcó.

El defensor italiano destacó la figura de Andrea Agnelli: «Es una persona muy agradable, habla mucho con nosotros. Es un directivo con visión de futuro, ahora vivimos una etapa de 8 años de triunfos en el equipo que en Italia parecía impensable», comentó sobre el dirigente que tentó a Mauro Icardi para irse a la Juventus.

Por último, Bonucci desestimó los rumores que lo señalaban como un posible reemplazante de Massimo Allegri en un futuro no muy lejano. Allegri puede estar tranquilo, todavía hay tiempo. Lo hablamos en 10-12 años», cerró el defensor de la Juventus.