«Soy un gran admirador de su ética de trabajo y personalidad»

David Ferrer.

Un nuevo certamen se pone en juego y es, nada más ni nada menos que, el prestigioso Máster 1.000 de Madrid que, además, marcará el regreso del argentino, Juan Martín Del Potro. El de Tandil jugará dobles junto a Kei Nishikori y, de sentirse cómodo se animará a jugar singles. Su posible rival saldrá del cruce entre Dusan Lajovic (23° del ranking) y Laslo Djere (29°).

Quien vuelve a este certamen de tierra batida, luego de varios años de estar alejado, es el gran Roger Federer. El campeón de 20 Grand Slam y quien llegó a los tres dígitos en números de copas (100) volverá a disputar el torneo de Madrid que ya conquistó en dos oportunidades.

En la previa a su debut, el suizo ofreció una conferencia de prensa y contó cómo fueron sus primeros días de entrenamiento: «Han sido buenos y divertidos». «Tuvimos suerte porque hizo buen tiempo cuando empezamos y eso ayudó, recuerdo hace cuatro años que estuvo nevando. Este año ha sido más fácil», comentó Roger.

Además, se mostró contento por incluir en su calendario 2019 a dicho certamen de tierra batida. «Estoy feliz de haber tomado aquella decisión en el mes de diciembre, cuando empecé a sentir definitivamente que quería volver a jugar en arcilla, fue una decisión correcta», explicó Federer.

Luego, el ex número uno del mundo, ahondó sobre la superficie en sí, y comentó: «Aquí lleva más tiempo la construcción de los puntos, solo debo acostumbrarme. Se puede jugar con más ángulos y altura, con una bola más dura, mientras que en una cancha rápida tienes que batear».

«Los partidos pueden ser una historia totalmente diferente, cada punto importa, así que veremos cómo se desarrolla el torneo. No tengo grandes expectativas, pero al mismo tiempo sé que las cosas son posibles. En Madrid siempre se juega rápido por la altitud, así que estoy intrigado en descubrirlo yo mismo», manifestó su «Majestad».

Por último le dedicó unas palabras a David Ferrer, quien decidió retirarse del mundo del tenis. «Soy un gran admirador de su ética de trabajo y personalidad, también de su éxito, pero la persona es lo primero. Ha sido un tipo muy sólido durante los últimos 20 años y siempre ha sido el mismo, siempre le he apreciado», expresó el suizo.