Federer: «No espero mucho de mí en el polvo de ladrillo»

Fuente: Twitter Roger Federer.

Se aproxima el debut de Roger Federer en el ATP Masters 1000 de Madrid. El suizo chocará contra Richard Gasquet por la primera ronda del certamen español, tras ausentarse por varios años de la gira de polvo de ladrillo. En la antesala a su duelo contra el tenista francés, el número cinco del ranking ATP dialogó en exclusiva con el periódico Marca.

Sus primeros testimonios hicieron referencia a la decisión que tomó de retornar a la «arcilla» en esta competencia. «Para mí era lógico empezar aquí porque tengo tiempo suficiente para recuperarme antes de Roland Garros. Madrid es un gran torneo, me gusta la organización y he tenido éxito en el pasado. Es muy simple. Y es un evento en tierra y quería volver a jugar en esta superficie», reconoció.

Asimismo, el helvético hizo hincapié en que le gustaría formar parte del Masters 1000 de Roma, aunque sus prioridades sean otras. «En estos torneos estás automáticamente en la lista. Por eso parece que si no los juegas, estás lesionado. Sigo apuntado en Roma porque no sé lo qué pasará esta semana y siempre lo debes mantener como una opción. Mi atención, la verdad, está puesta en Madrid y en París», destacó.

En tanto, el Maestro habló acerca de las modificaciones que llevó a cabo la organización de Roland Garros: «Es divertido porque ni sabía que iba a haber tantos cambios. No he estado muy atento a lo que pasaba en el torneo los últimos tiempos, en especial el año pasado. Sólo recuerdo haber visto algunos juegos de Cecchinatto. No tenía noticias del techo de la central, tampoco que la pista 2 había desaparecido ni que donde había el jardín han construido otra cancha. Tampoco que la pista 1 también va a desaparecer. Me he enterado de todo esto en las últimas semanas. Es otra razón por la que me voy a sentir joven cuando llegué a París porque me perderé en la instalación. Es bonito ver que Roland Garros se está modernizando. Quiero verlo con mis ojos».

Consultado sobre sus expectativas en polvo de ladrillo, Roger fue contundente. «Ni yo, ni ustedes, ni mi equipo sabemos lo que esperar. Quizás me va bien la gira o quizás no hago nada. Es que se puede dar que no consiga resultados pero espero jugar más de dos partidos. Mi objetivo es tener algunas victorias aquí y también en París. No espero mucho de mí porque es que no he jugado en esta superficie. Es cierto que en los entrenamientos me he sentido bien, pero no puedo pensar que por ello me va a ir bien en los torneos. En tierra los milagros suceden pocas veces porque tienes que golpear muchas pelotas. Puedo decir que me siento listo pero no sé hasta qué punto», manifestó.

Por otro lado, Federer analizó las últimas actuaciones de Rafael Nadal y Novak Djokovic. «Rafa no viene de perder en primera de Montecarlo y de Barcelona. Hizo semifinales en los dos. Suena como resultados terribles pero cualquiera estaría muy satisfecho. El ejemplo es Medvedev, al que todo el mundo felicita por las semis de Mónaco y la final de Barcelona. Entiendo que con lo que ha ganado Rafa se espere más de él pero todavía quedan torneos por disputarse. Y el último de ellos es Roland Garros, donde tanto él como Djokovic son favoritos al mejor de cinco sets. Uno busca encadenar los cuatro grandes en un mismo año y el otro defender otra vez el título», detalló.

Finalmente, el suizo se refirió a su buen momento en la disciplina: «Un poco sorprendido sí que estoy. Si me dicen eso hace 10 años, después de ganar en Roland Garros, que estaría en Madrid como cuatro del ranking, no me lo hubiera creído. Podía esperar ser top-10 o top-20 pero no lo que soy ahora. Lo que es cierto es que si en 2009 me preguntan si seguiría jugando en 2019, hubiera contestado que sólo si me sintiera competitivo y me siento competitivo. Yo ha he hecho mi carrera y no necesito jugar para perder en la segunda ronda en cualquier torneo. Mi objetivo es ganar, como hice a principios de temporada. Si siento que no voy a poder hacerlo ni puedo ganar a los mejores es mejor para mí parar. Sigo disfrutando de las victorias en eventos Masters 1.000 o de recuperar el cetro ATP, como hice el año pasado en Rotterdam».