«Es fundamental el trabajo de los psicólogos»

Una constante en el fútbol argentino es ver planteles repletos de jugadores jóvenes. Esta situación, provocada ante la necesidad de los clubes más que por la intención de fomentar las divisiones inferiores, genera cierta disparidad en el fútbol local que se ha visto reflejada en los últimos torneos.

Hernán Darío Ortíz, entrenador de Gimnasia, tiene experiencia en inferiores y se refirió a esta situación. « “Si seguís vas a terminar como tal o cual”, les digo. A Hurtado, que sale en todos lados, le pedí que mantenga los pies sobre la tierra porque cuando se pierda dos goles van a decir que no sabe nada», comentó el Indio.

«Los jóvenes son más vulnerables porque la mayoría sufrieron muchas carencias. En ese sentido es fundamental el trabajo de los psicólogos», destacó. «En ese aspecto es fundamental el aporte del Bochi Licht, Oreja y Santiago (Silva). Ellos predican con el ejemplo», ejemplificó haciendo hincapié en los referentes del Lobo.

Por otro lado, Ortíz señaló que el fútbol suele ser un camino complicado de transitar. «De 100, llegan apenas 10. Y no todos se mantienen. A los que quedan en el camino parece que se les termina el mundo. Así de tirano es el fútbol», comentó el director técnico del Lobo platense.

Ortíz, también destacó el trabajo que hace Gimnasia para contener a aquellos jóvenes que no llegan a primera. «En Gimnasia hay un equipo de psicólogos, asistentes sociales y coaching que conforman una red de contención. Es fundamental que estudien, que se capaciten y que salgan un poco de esto», dijo el entrenador.

El técnico también destacó la importancia de la familia en el fútbol. «Mi cable a tierra es mi vieja. Cuando estoy agotado me voy a su casa a charlar un poco. También suelo ir a visitar a gente que no está bien», reveló sobre un aspecto desconocido de su vida.

« Voy a hospitales y cárceles. Ahí hay personas con muchas necesidades. En los penales conocí a chicos que se han equivocado. No sólo les hablo de Dios porque esto no pasa por la religión, sino que los incentivo para que busquen una nueva oportunidad», agregó. «Eso me hace muy bien, me genera placer. Todos tienen una virtud y sólo hay que descubrirla. Y creo que es la hora de que en este país nos empecemos a ayudar entre nosotros», concluyó Ortíz.