Urtubey ganó mucho más que una carrera. Se ganó un lugar en el automovilismo

El último fin de semana Marcos Urtubey ganó en San Juan la tercera final de año del TopRace Series. El salteño logró un triunfo muy importante, no solo por ser el primero en su carrera deportiva dentro del TopRace Series y en una categoría a nivel nacional, sino también por haberlo logrado en un circuito tan especial y mítico como es «El Zonda-Eduardo Copello».

Marcos inicio su carrera a nivel nacional corriendo en el TopRace Junior. Empezó a trabajar su talento y capacidad conductiva en una categoría que esta hecha para eso. Para que los pilotos puedan tener un inicio dentro de la élite automovilística nacional de la mejor manera y continuar desarrollándose entre los mejores pilotos de nuestro país.

El tiempo fue determinante y rápidamente llegó el momento de dar un salto de calidad y exigencia. Debutó en el TopRace Series de la mano del equipo Sportteam, rodeado de pilotos profesionales que cargan sobre sus espaldas experiencia y mucho talento. Urtubey tuvo que adaptarse rápidamente a este contexto. El domingo mostró una gran clase de manejo, dejó en claro que su maduración esta llegando a un punto muy alto.

El Zonda no perdona. El mínimo error queda evidenciado y por lo general significa romper el auto y hasta golpearse duro. Marcos lo vivió en carne propio la temporada pasada cuando se despistó y se golpeó en el sector de «El Rulo». Esta situación, por lo general suele condicionar a los pilotos. Algunos le llaman miedo, otros cierta precaución. Pero siempre limita a los corredores.

Entonces el desafío era mayor. El salteño enfrentó su destino. Liberó la presión de tener que cumplir como corresponde en su calidad conductiva y dejó que fluya una cualidad natural que con el correr del tiempo fue templando y puliendo, a fuerza de cometer errores, algunas malas clasificaciones y carreras con abandonos que sirvieron fortalecer su manejo.

La experiencia juega fuerte en este trazado. Es importante lograr un equilibrio perfecto entre la presión de correr en una pista arriesgada y la frialdad de explotar un auto de gran nivel sin llegar a excederse cometiendo algún error que cueste caro. El domingo, Urtubey dominó muy bien las emociones y aquella ansiedad de sus inicios quedó guardada en el box de su equipo.

Alguna vez, Juan Maria Traverso dijo: «Ganar en San Juan significa que te recibís de piloto». Marcos Urtubey recorrió perfectamente todas las etapas que se deben cumplir para llegar a esto. Ganó en San Juan y realmente se recibió de piloto. Ahora comienza una nueva etapa, pero el joven salteño esta preparado para enfrentar lo que viene, pues su talento lo avala.