Benedetto: «Zárate está disfrutando de estar en un equipo grande»

Fuente: Twitter Boca Juniors.

En el marco de la vuelta de las semifinales de la Copa Superliga, Boca Juniors derrotó a Vélez Sarsfield por penales, tras empatar 0 a 0 tanto en la ida como en la revancha, para clasificarse a la penúltima instancia del certamen doméstico.

Al finalizar el cruce, Darío Benedetto, delantero del Xeneize, atendió a los medios presentes y analizó la contienda. «Le metimos muchas cosas para poder llegar a jugar. Estaba jodido del aductor pero fue bien. Hoy la verdad no tuve molestias. Me costó porque no venía entrenando pero quería arriesgar. Me sentí muy bien, ojalá el domingo me sienta mejor», dijo el atacante en primera instancia.

En cuanto a lo que sucedió a lo largo de los noventa minutos de juego, el delantero reconoció que el Fortín fue superior en muchos de los pasajes del encuentro. «La verdad que costó. Vélez es un gran equipo, juega bien al fútbol», aseguró.

No obstante, el Pipa hizo hincapié en que el club de La Ribera no sufrió en los cuarenta y cinco minutos iniciales, aunque en el complemento sí lo hizo. «El primer tiempo fue nuestro, el segundo se emparejó un poco. Tuvimos un par de errores. Una cagada mía, la verdad que me hago cargo, por eso nos quedamos con uno menos. Pero lo pudimos sacar adelante», sostuvo.

Para finalizar, Benedetto respaldó los dichos de su compañero Mauro Zárate, quien antes de que él tome la palabra, aseguró: «Ganó el equipo grande». A raíz de ello, Darío expresó: «En esta definición por penales queríamos tratar de que entre. ¿Qué puedo decir de Mauro Zárate? Está disfrutando estar en un equipo grande», aseveró.

Gustavo Alfaro, entrenador del cuadro azul y oro, dialogó en conferencia de prensa y analizó el choque contra Vélez Sarsfield. «Yo tenía claro que a Vélez, Boca tenía que presionarlo porque tiene un equipo muy rápido. Tuve que armar una presión agresiva sin nueve. Me había tocado con Huracán jugarle sin nueve, y ese día Boca no pateó al arco, sin peso ofensivo. Con línea de cinco, Buffarini y Mas me podían hacer el largo de la cancha, dejar a los tres atrás, nos faltó concretar en ese primer tiempo», detalló.

El Lechuga mantuvo la misma línea y sumó: «En el segundo tiempo esa intensidad nos costó sostenerla, no tuvimos esa fluidez, veía que queríamos ir para adelante y al perder la pelota, Vélez encontraba espacios para contragolpear. Era más para contragolpear el partido y decidí partir la mitad de la cancha. El Pipa podía jugar veinticinco o treinta minutos, y por eso planeamos un ida y vuelta para los dos lados».