Impresionante accidente de Kaiser con el auto del Juncos Racing

El Óvalo de Indianápolis es especial y mítico, pero no perdona. Una decisión mal tomada o un error puede ser determinante de cara al futuro y más aun pensando en el normal desempeño en la tradicional competencia más importante del automovilismo americano. La prueba clara de esto lo vivió el piloto Kyle Kaiser con el auto del equipo Juncos Racing.

Durante las pruebas de este viernes, el piloto estadounidense se despistó en la curva tres del trazado y fue directamente a golpear contra el paredón de contención. Esto provocó grandes daños en el Dallara Chevrolet que pertenece al equipo Juncos Racing. El piloto no sufrió lesión alguna pero el vehículo quedó muy dañado.

La escudería dirigida por el argentino Ricardo Juncos determinó, luego de un profundo análisis, que el chasis no puede ser recuperado y decidieron acudir a un nuevo auto para continuar girando en Indianápolis pensando en la competencia del 26 de mayo próximo. De esta forma el equipo encara una nueva etapa donde deberán trabajar arduamente para lograr continuar en carrera.

Kyle Kaiser fue asistido rápidamente por los servicios de rescate del circuito. Apenas se sucedió el accidente, el piloto fue atendido de manera inmediata y derivado al hospital del circuito para desarrollarle los estudios de rutinas necesarios para determinar que no existía ninguna lesión. Minutos más tarde recibió la autorización por parte de los organizadores para continuar su participación de cara a «Las 500 Millas de Indianápolis».

Hoy la actividad se centraba en el denominado «Fast Friday». Esto sirve para que los equipos puedan trabajar de cara al desarrollo de distintos elementos pensando en la sesión clasificatoria. Cada escudería podrá modificar el kits aerodinámico, modificar la potencia del motor y trabajar en el turbo para determinar el mejor camino en el equilibrio de su unidad.

Ahora el equipo Juncos Racing trabaja intensamente para lograr poner en pista el nuevo chasis que utilizarán a partir de ahora luego. «El auto no sirve más y ahora vamos a utilizar el que corrió en Texas y ese era de pista y lo vamos a tener que adaptar a óvalo y eso nos va a demandar un gran esfuerzo. Ya tenemos más de 20 personas trabajando en acondicionar el nuevo chasis» comentó Ricardo Juncos en declaraciones para elintra.com.ar

«En esa vuelta que se produjo el accidente veníamos muy bien en los tiempos, estábamos para quedar primeros. Lamentablemente el piloto bajó y toco afuera de la pista. El auto se descontroló y golpeó contra el muro. El piloto esta con algunos dolores lógicos pero con muchas ganas de subirse nuevamente para volver a girar» concluyó Ricardo.