Messi, la bota de Oro de la Liga

Pocas veces se han visto temporadas tan aplastantes en cuanto a goles hechos. Así, Lionel Messi, que en breve cumplirá 32 años, ha realizado en el 2019 una de sus mejores campañas, tanto en goles como en lo que concierne al rendimiento general ofrecido. El argentino, que se quedo con la espina clavada de la Champions League tras la eliminación en semifinales por parte del Liverpool, luego de una remontada histórica en Anfield ha marcado hasta entonces en la Liga Santander 34 goles, de los cuales solamente 4 de penaltis.

Tras la marcha de Cristiano Ronaldo a la Juventus el verano pasado, el número 10 del Barça se quedo sin su principal rival en el trofeo Pichichi y no ha desperdiciado la ocasión. Cada vez más enganche y menos delantero, llegando desde atrás y con Luis Suárez como punto de referencia, La Pulga ha encontrado una comodidad impresionante de cara al gol, como bien demuestran los registros de este año. Intratable en los últimos veinte y cinco metros, Messi es una auténtica máquina de goles y ya es el ganador del trofeo individual que se otorga al mejor goleador de la Primera División.

Pero el poderío de Messi no se limita al campeonato español. El argentino viaja rápido también hacia la victoria de la Bota de oro, el trofeo que se otorga al máximo goleador de los principales torneos europeos. Tras haberla ganado ya en cinco ocasiones, el 10 blaugrana se acerca a su sexta victoria, ya que lleva 4 goles más que el francés Kylian Mbappé, su principal rival, que ha sido sancionado en la liga francesa y no jugará más partidos hasta el final de la temporada.

Las impresionantes marcas del argentino son el reflejo de su enorme madurez futbolística, algo que lo hace cada vez más completo y más certero frente al arco rival. Sus 34 goles en el torneo nacional son también fruto de un gran tino en las faltas: Messi ha anotado hasta ahora 6 dianas gracias a los tiros libres, un arte en el que se ha perfeccionado mucho desde que en 2009 fue alumno de Diego Armando Maradona en una histórica sesión de entrenamiento con la selección de su país. Este año en España nadie ha podido ser su rival, como bien atestiguan las cifras. Detrás de él, de hecho, están sus compañeros de equipo Luis Suárez y el delantero del Real Madrid Karim Benzema, ambos con 21 goles, es decir 13 menos que el capitán del Barça. Estos números son una clara muestra de cómo este año Messi ha sido imparable y sobre todo inalcanzable en cuanto a goles.


La decepción de la Champions ha sido importante, pero Messi podrá contar nuevamente con un título de campeón de España, el octavo en los últimos once años, y con sus trofeos de Pichichi y de Bota de oro, algo que quedará enmarcado en la memoria del fútbol mundial.