El Juncos Racing logró el milagro y correrá «Las 500 Millas de Indianápolis»

El automovilismo argentino vuelve a sonreír con otra histórica jornada que quedará en las mejores páginas de este deporte. Esta vez el encargado de dejar bien prado a nuestro país es Ricardo Juncos, ese argentino que se fue hace varios años a los Estados Unidos escapando de la crisis del año 2000. Cargando solo los sueños de ser piloto, encaró la vida en el país del norte.

Hoy es el dueño de un equipo que logró su lugar en la próxima edición de las históricas y tradicionales «500 Millas de Indianápolis» que se correrán el próximo fin de semana en el mítico Ovalo. El equipo Juncos Racing junto a su piloto Kyle Kaiser logró cerrar una excelente actuación en la ultima sesión clasificatoria y se metió en la lista dejando afuera nada mas y nada menos que a Fernando Alonso y McLaren.

El camino no fue fácil. Llegar a la IndyCar no fue sencillo y estos últimos días e mostraron como un duro capricho del destino contra el equipo del argentino. Durante varios meses se trabajo para desarrollar un auto que este capacitado técnicamente para lograr su lugar en la grilla de partida. Se trazó un plan minucioso con objetivos claros y ambiciosos.

Pero el automovilismo siempre tiene dificultades que aparecen cuando menos lo esperas. Durante la cuarta jornada de ensayos preparatorios para la clasificación, Kyle Kaiser golpeó el Dallara Chevrolet contra el muro de contención, destruyendo la unidad dejándola muy dañada y sin chances de continuar.

Pero el equipo redobló la apuesta. Buscaron un nuevo chasis y empezaron a trabajar para acondicionarlo. El auto que tenían en el taller estaba preparado para correr en circuitos convencionales y había que adaptarlo a las exigencias de los óvalos. Para ello trabajaron durante 18 horas de manera ininterrumpidas y lograron recuperarse y poner el auto y a su piloto en pista para clasificar.

Este esfuerzo titánico debía coronarse con este logró. Kaiser salió a pista y logró el objetivo que tanto se buscó, cerró su vuelta rápida y logró alcanzar un promedio de velocidad de 227,372 millas por hora y consiguió meterse en la tercera posición de la última parte de la clasificación dejando afuera a Fernando Alonso que de manera inexpresiva observaba desde los boxes como se le escapaba la posibilidad de correr en Indianápolis.

Con este resultado los eliminados fueron Fernando Alonso, Patricio O’Ward y Max Chilton estos dos últimos del equipo Carlin y el español junto a McLaren que recibieron el asesoramiento de esta estructura. la única chance que le queda al asturiano es comprar el lugar en la grilla de partida a otro equipo y su piloto, algo difícil que suceda.