Bayern volvió a gritar campeón

Fuente: FCBayern

El conjunto de Munich venció a Leipzig por 3 a 0 en la final de la Copa de Alemania y logró el doblete en su país.

Luego de obtener la liga de su país, en la cual comenzó de muy mala manera y con el transcurso de las fechas se pudo recuperar y superar al Borussia Dortmund, el Bayern Munich se consagró campeón de la Copa de Alemania tras vencer en la final al siempre difícil Leipzig, equipo que finalizó en la tercera posición en el campeonato alemán. 

El encuentro comenzó muy parejo. Los dirigidos por Niko Kovac intentaron hacerse con el dominio de la pelota desde el primer minuto pero la intensa presión de su rival provocaba que tenga que recurrir a balones largos para los delanteros. Pero todo se rompió en el minuto 29. Un gran desborde de David Alaba por la izquierda provocó que Robert Lewandowski conecte de cabeza el centro y marque el primer tanto para el Bayern.

A partir de ese momento, el campeón pudo manejar el juego hasta el final de la primera parte. Ya en el complemento, el Leipzig salió a atacar con todas sus armas y le generó varias chances de peligro al Munich. Sin embargo, el conjunto dirigido por Ralf Rangnick no aprovechó las situaciones que tuvo y lo pagó caro. A los 33 minutos de la segunda etapa, Kingsley Coman, con un disparo con su pierna izquierda, convirtió el 2 a 0 y comenzaba a liquidar el duelo. Finalmente, el tercero llegó nuevamente a través del goleador Lewandowski y el Bayern Munich festejó su segundo título de la temporada.

Luego del triunfo, Niko Kovac comentó en conferencia de prensa: “Naturalmente, estoy muy feliz. El Leipzig nos lo ha puesto difícil, nos han concedido muy poco. Pero, con el paso del tiempo, fuimos liberándonos mejor. En especial, quiero felicitar a Neuer por su impresionante actuación”, expresó.

Es la decimonovena Copa de Alemania que logra el Bayern en su historia, ampliando todavía mas ventaja ante el segundo más ganador, el Werner Bremen, que tiene seis conquistas. Franck Ribery y Arjen Robben se despidieron como jugadores del club luego de varias temporadas. Ambos ingresaron desde el banco de suplentes y pudieron cerrar un ciclo dentro del campo de juego.

El Bayern no había podido obtener la Copa en las últimas dos ediciones, por lo tanto tampoco el doblete. Este año fue el de la revancha. Dos puntos por encima al Dortmund en la liga y esta victoria ante el Leipzig provocaron que la institución de Munich vuelva a ser el rey de Alemania un año más.