¡Habrá sexto juego en la NBA!

En una noche donde las emociones fueron protagonistas del encuentro, Stephen Curry anotó 31 puntos, Klay Thompson añadió 26 y lideraron a los Golden State Warriors a un espectacular juego, en el Scotibank Arena con marcador de 106 por 105 en el quinto partido de las finales. A pesar de las bajas, los actuales campeones se negaron a morir y forzaron un sexto partido en casa.

Los «Splash Brothers» se combinaron perfectamente para lograr tres triples consecutivos en los últimos minutos del encuentro, después de que Toronto Raptors tomara una ventaja de seis puntos con menos de tres minutos y medio por disputar. «Son asombrosos, de verdad estoy muy feliz. Son asombrosos competidores, grandes lanzadores». Expresó el coach, Steve Kerr, luego del partido.

Los Warriors tuvieron de vuelta a Kevin Durant, quien se había lesionado el pasado 8 de mayo por casi un período. Pero inmediatamente lo perdieron nuevamente, luego de recaer en la lesión de su pantorrilla izquierda, sin embargo, la actuación de «KD» con 11 puntos fue de vital importancia para conseguir el triunfo, cortar la ventaja a un juego y seguir con vida en el cortejo final.

Kawhi Leonard, quien se perfila como el gran favorito para el premio MVP de la final, anotó 26 puntos con 12 rebotes y otorgó 6 asistencias, pero eso no fue suficiente para lograr levantar la corona por primera vez en su historia. Al final, no pudo tomar el último tiro faltando pocos segundos, el cual fue lanzado por Kyle Lowry y este lo terminó fallando tras el bloqueo de Draymond Green. 

Incluso con todas las pérdidas de los Warriors, añadiendo también a Kevin Looney, los actuales campeones se mantuvieron con sus mejores tiradores del perímetro en el tabloncillo. Thompson metió un triple y Curry lo siguió con otro para empatarlo a 103. Golden State tuvo el balón de vuelta y a las manos de Thompson, quien se desapareció de la vista de los Raptors y completó la canasta decisiva con 57 segundos restantes. 

Toronto acortó la distancia a un punto cuando Kyle Lowry pudo encestar para añadir dos puntos y los «Saurios» tuvieron un último chance luego de que DeMarcus Cousins cometiera una falta en ataque intentando hacer una pantalla para abrirle espacio a Curry, quien tenía posesión del balón. Leonard tuvo la bola en sus manos pero fue forzado a entregársela a Lowry, quien como mencionamos anteriormente, no pudo concretar. 

Ahora la serie regresa al Oracle Arena de Oakland para un sexto encuentro. Los Warriors defenderán lo que será el último partido en la historia de esa cancha, la cual es la más antigua en la NBA. El equipo de Golden State atravesará el puente y regresará a San Francisco a partir de octubre del 2019. Tienen la oportunidad de igualar la serie y volver a Toronto para un séptimo y decisivo partido. Ellos son el único equipo que ha perdido una final de NBA luego de haber estado arriba 3-1. Ocurrió en el 2016 contra los Cleveland Cavaliers de LeBron James. 

El juego será a el jueves 13 de junio a las 9:00 PM hora del Este de los Estados Unidos.