25 años de un amor eterno

Diego Simeone llegó a Atlético Madrid para convertirse en uno de los máximos ídolos de la institución, en primer lugar como futbolista, y posteriormente como técnico, una unión que los llevó a conseguir dos títulos en su etapa como jugador, y siete a cargo del primer equipo.

Su llegada el 13 de junio de 1994 marcó un antes y un después en el camino de ambos. El director general del Atlético, Miguel Ángel Gil Marí, posó los ojos en el cholo, que por ese entonces tenía 24 años, y acordó su llegada desde el Sevilla, dónde sólo había estado dos temporadas, a cambio de 450 millones de pesetas, que serían aproximadamente 2 millones 700 mil Euros.

Atlético Madrid no pasaba por un buen momento deportivo en ese entonces y su actualidad en la liga era muy mala, con puestos bajos. Simeone, junto con grandes futbolistas liderados por Radomir Antic consiguieron el mítico doblete, logrando la liga y la Copa del Rey en una misma temporada. El año 97 fue la partida del Cholo, pero la vida los volvería a juntar.

En 2011 el colchonero estaba en una situación muy delicada, con el equipo a mitad de temporada y con ciertas chances de descender a segunda. Gregorio Manzano no encontró el rumbo y fue destituido. La dirigencia pensó en Simeone para revertir la situación, quien en ése momento se encontraba dirigiendo a Racing Club de Avellaneda.

Llevaba sólo seis meses al frente de la academia, aunque el descontento general por el nivel del equipo, pese a obtener un subcampeonato, hizo que Simeone renunciara a su cargo. Fue así que el 23 de diciembre de 2011, el cholo firmó su contrato y comenzó una relación que a base de títulos quedó sellada para siempre.

El primer logro llegó apenas seis meses de su asunción, llegando a jugar la final de la Europa League y conseguirla tras derrotar al Athletic de Bilbao por 3-0. Además, llevó al equipo que estaba casi en descenso a acariciar la clasificación a la Champions League. Los éxitos continuaron de forma inmediata, con la obtención de la Supercopa de Europa.

Sus logros mas recordados serán la Copa del Rey ganada a Real Madrid en 2013 y la Liga ganada en el mismísimo Camp Nou frente a Barcelona en 2014. Además hay que sumarle la Supercopa de España del 2014, una nueva Europa League y Supercopa de Europa en el 2018. Simeone dejó su nombre marcado en los grandes murales del colchonero, una relación que aún continuará, ya que extendió su contrato hasta 2022.