Bolsonaro quiere a la Fórmula 1 en Río de Janeiro en el 2021

El inicio de esta semana despertó un gran entusiasmo para los fanáticos de la Fórmula 1 en Río de Janeiro. Luego de una importante reunión sostenida el último lunes entre el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro y el director general de Liberty Media, Chase Carey, quedaron en claro los deseos de ambas partes de promocionar a la ciudad como la sede del GP de ese país para el año 2021.

El primer mandatario brasileño se mostró optimista con el resultado del encuentro con Carey. «Existe un 99% de chances de que Río sea sede del Gran Premio de Fórmula 1 en el 2021″ aseguró el presidente que busca fortalecer los lazos con los gerenciadores de la máxima categoría del automovilismo mundial. En San Pablo hay un contrato hasta el próximo año y luego la sede se trasladaría a Río.

Del encuentro que mantuvieron este lunes, en el palacio presidencial en Brasilia, el mandatario brasileño y los directivos de Liberty Media, también participó el gobernador de Río de Janeiro, Wilson Witzel, entre otros, «Estamos viendo la posibilidad de continuar nuestra participación en Brasil a partir de 2021″, aseguró el dirigente de la Fórmula Uno.

En Liberty Media están dispuestos a desarrollar un plan ambicioso para posicionar al GP de Fórmula 1 en Brasil como un mega evento que vaya más allá de una carrera. Buscar posicionar este evento como uno de los mayores del país con diferentes atracciones a lo largo de los días previos y durante el fin de semana de carrera. Esta idea forma parte de un plan de transformación de la F1 que trazó Liberty Media.

«No estamos preocupados solo con la calidad de la pista, estamos buscando algo mucho mayor. Queremos ver también el impacto que tiene sobre la población. Queremos transformar la Fórmula Uno en algo monumental y que atraiga un mayor número de seguidores que el que tiene actualmente» comentó Chase Carey dejando en claro la idea que Liberty Media de cambiar la imagen de la F1.

El gobierno de Brasil ya se encuentra trabajando para concretar la idea de trasladar el GP de F1 de San Pablo a Río de Janeiro. Para ello se inicio el trabajo de construcción de un nuevo y moderno circuito que estaría listo para el año próximo. Bolsonaro tiene la idea de revalorizar a la ciudad más representativa del país por medio de la concreción del GP de Fórmula 1.

La construcción del nuevo autódromo estará a cargo del consorcio Río Motorsports. Esta fue la única empresa que participó del concurso lanzado por la alcaldía de la ciudad. La idea es iniciar la construcción en el bosque de Camboatá sobre los terrenos cedidos por el ejercito cerca de las sedes de los Juegos Olímpicos que se disputaron en la ciudad en el año 2016.