Guido Pella: «Estaba muy tranquilo, sabía que podía»

El tenista argentino habló tras vencer a Milos Raonic en un partido vibrante por 3-6, 4-6, 6-3, 7-6 y 8-6 por los octavos de final de Wimbledon. Se refirió a lo que siente al clasificar a los cuartos de final del Grand Slam que se desarrolla en Londres: «Fue un partido que tenía más posibilidades de perder que de ganar. Fue un premio al esfuerzo porque lo luché desde un primer momento», apuntó.

En diálogo con TyC Sports Guido Pella analizó el duelo del lunes pasado: «Fue un partido muy especial para mí. Se me complicó en el principio cuando estuve dos sets abajo. A partir del tercero, Raonic se puso un poco más tenso y el encuentro se puso más parejo», comentó el tenista. Y agregó en relación con haber estado nuevamente dos sets a cero: «En Roland Garros me pasó que estaba dos sets a bajo y que sabía que no lo levantaba. Ahora fue diferente, sabía que podía, mi mente estaba mucho mejor», afirmó.

Además, se refirió a lo que fue el cierre del encuentro, el cual se tuvo que estirar hasta el octavo game: «Podía haber hecho más en el primer match point, cuando me empezó a levantar el partido me daban ganas de llorar en la cancha por bronca», sentenció. Además opinó de su torneo anterior en Brasil: «En San Pablo lloré porque estaba cansado de las finales que perdía. Después de eso cambió todo. Empezó algo positivo que me permitió disfrutar de todo», indicó.

También habló del saque que posee Raonic, el cual le complicó durante gran parte del partido: «Yo veía que sacaba a 108 km y el a 130 y me decía: que despacio que saco. Eso pesa mucho, que el rival saca tan fuerte y es un animal», remarcó. «A un sacador hay que ponerle la raqueta. Si él erraba, yo iba a estar ahí para comérmelo», opinó. Su gran rendimiento en los últimos puntos fue fundamental para quedarse con el encuentro.

En cuanto a la experiencia que tiene de estar dos sets abajo y luego dar vuelta el resultado, Pella detalló: «Cuando iba 0-2 estaba muy tranquilo, sabía que podía. Las veces que me toca estar dos sets abajo, que no es lo ideal, me enfoco mucho en un tercero, más que en un cuarto. Sabía que el tercero era clave para hacerlo duda y hacerlo vulnerable para lo qué pasó después», expresó.

Acerca de su festejo particular, el argentino explicó: «Pasar de octavos a cuartos en Wimbledon se nota un cambio importante en cuanto a la dificultad. En el tenis todo pasa por uno, por eso me desahogué de esa forma. Fue un partido que tenía más posibilidades de perder que de ganar. Fue un premio al esfuerzo porque lo luché desde el primer momento», aclaró.

En la próxima ronda el tenista argentino se medirá ante el español Bautista Agut, por los cuartos de final del certamen que se desarrolla en Londres. El historial está a favor de su rival por 2-0: «Se que mañana tengo otra revancha, pero es un momento de disfrutar porque no todos los años se llega a esta instancia. Estar en Wimbledon no lo cambio por nada, me llena de felicidad. No es un torneo para venir a pasear, es para dar lo mejor y seguir avanzando», concluyó.