Connect with us

Hi, what are you looking for?

Elintra.com.arElintra.com.ar

Salta

Repliegue de La Cámpora: ceden el PAMI y Molina queda abandonada a su suerte

En poco más de dos años de gestión, los alfiles elegidos por la agrupación liderada por Máximo Kirchner no supieron capitalizar los beneficios de un organismo tan valioso. Y es que todos se empecinaron en llevar agua a su propio “Molina”.

La Cámpora
La Cámpora
banner



SALTA.- Nadie pensó en la gente. Solo le dieron la espalda y se apuraron en sacarle rédito al cargo. Ni siquiera le perdonaron a la pandemia del COVID, pues hasta se llevaron el IFE a sus bolsillos, sin contar otros negociados, por los cuales fueron imputados y ahora esperan ir a juicio. Por ello, y también como resultado del tsunami que el gobierno no logra revertir, La Cámpora replegó sus fuerzas del PAMI local, bastión que rápidamente fue ocupado por el oficialismo local, tal como parte de algún acuerdo que no tardará en salir a flote.

En ese marco, Verónica Molina, la abogada que desembarcó en enero pasado como directora, fue desplazada y quedó abandonada a su suerte. Otros 17 empleados, que llegaron de su mano, en tanto, buscan ahora un salvoconducto que les permita una estadía más extensa, o bien, el salto a algún otro órgano estatal.

Apenas se conoció la salida de la directora, quien se marcha con dos causas penales en su haber por graves delitos cometidos siendo funcionaria pública, también se anunció a Ignacio González como su remplazo, quien se desempeñaba en el mismo organismo como Coordinador Ejecutivo, un puesto que fue gestionado nada menos que por el gobernador Gustavo Saenz, quien cambió alfil por reina, en una sola jugada.

En la presentación del nuevo faraón, se afirmó que González “continuará el diálogo con todos los sectores para generar una mejor atención del Instituto”. Incluso ya saltó a los medios con algunos anuncios. “Vamos a trabajar mucho, eso es lo importante”, sostuvo, a la vez que destacó la inyección de fondos que hace el organismo en el sistema de salud de la provincia, público y privado.

También prometió redundar en una buena atención a los afiliados, una de las quejas de siempre de los jubilados. González asumió “con el objetivo de continuar trabajando en las gestiones que ya venía realizando como coordinador ejecutivo, pues es mucho lo que tenemos que resolver”.

Anuncios

Ya en modo director, destacó la “inyección de dinero que todos los meses realiza el PAMI al sistema de salud tanto público como privado de la provincia. Hoy el PAMI está al día con sus prestadores y está realizando realmente una inversión muy importante”, agregó y, como botón de muestra, informó que la última facturación, que se va a pagar es por “más de 82 millones de pesos”, dinero que se inyectó directamente en pago por prestación.

Reveló que la atención de médicos especialistas y diagnóstico por imágenes no se paga por cápita como se hacía antes sino por la atención efectivamente brindada. “Esto implica más de 400 millones de pesos por mes que PAMI inyecta en el sistema sanitario”, lo que definió como una “importante apuesta al sistema de salud”, la que espera que se traduzca en “en las mejores atenciones para nuestros afiliados”.

Para González se debe trabajar en esa línea. “En cada uno de los niveles de este sistema del PAMI, los médicos de cabecera, los lugares de internación, los médicos especialistas, la alta complejidad y otras cuestiones médicas, como así también toda la apuesta social, toda la inversión social que PAMI realiza todos los meses”.

Cabe señalar que no todo fue color de rosa en el primer día de trabajo, pues su asunción en el cargo se dio en medio de protestas por fallas de servicio de dicho organismo, tanto en Orán como el Hipólito Yrigoyen. «La situación sanitaria no solo del norte de la provincia, sino de muchas localidades del interior, es bastante compleja”, admitió. “Nos hemos visto obligados a mejorar las prestaciones, a generar mayores y mejores condiciones de infraestructura”, agregó.

González, en su historial laboral, ya ocupó una banca como concejal capitalino (2015-2017), luego se desempeñó como subsecretario de Gobierno de la Municipalidad de la ciudad de Salta (2018-2019), y su último cargo antes de llegar al PAMI fue el de coordinador General del Ministerio de Desarrollo Social de la provincia (2019-2021).

Con cuentas pendientes

Por la puerta de atrás, en tanto, se vio salir a la ex directora Molina, quien no sólo se llevó sus pertenencias de oficina, sino también dos causas penales por graves delitos de corrupción estatal, como los de peculado, concusión agravada y malversación de caudales públicos, acusaciones que lleva adelante el Área de Casos Complejos, a cargo del fiscal federal Ricardo Toranzos.

La exfuncionaria tiene como consorte de causa a otro dirigente camporista resistido, como lo fue el ex asesor de ANSeS, Marcos Vera. Pero dicen que no hay dos sin tres ni cuatro, pues en este caso, la justicia también investiga a Gustavo Emilio Gerónimo, coordinador del Modelo de Atención Personalizada y Diego Jesús Albornoz, coordinador Ejecutivo, también del PAMI.

La situación procesal de Molina no es para nada alentadora, ahora más que nunca, pues ya no se encuentra bajo la protección del Estado, al menos no oficialmente, incluso no se descarta que, ahora fuera del organismo, salgan a flote nuevas acusaciones en su contra.

Como se sabe, la acusación de mayor peso que acarrea Molina tiene que ver con un espurio sistema de retornos, el cual era exigido a gerentes del PAMI que habían sido designados por La Cámpora en distintas agencias del interior de la provincia, maniobra que salió a luz a través de audios, mensajes y la declaración de una exgerenta, quien, ante la posibilidad de ser condenada por el cobro ilegal del IFE, mandó al frente a Molina y Vera, como las caras visibles de este sistema ilegal de cobro.

El mismo consistía en un pago del 20 % por parte de los gerentes designados por gestiones de la agrupación camporista, dinero que era recaudado por Molina y Vera, quienes remitían, al parecer, los fondos a las oficinas centrales de ese sector partidario.

Esta acusación fue, tal vez, el mayor escándalo que envolvió a Molina, quien nunca dio explicaciones respecto a la acusación penal, como así tampoco Vera, una pareja que nunca cayó bien tras el triunfo del gobierno kirchnerista, ahora sumido en una profunda crisis que lo vio obligado a iniciar el repliegue de sus fuerzas.