Connect with us

Hi, what are you looking for?

Elintra.com.arElintra.com.ar

Salta

Destacan la tarea conjunta del CIF y la Fiscalía Federal en la búsqueda de María Cash

Después de una década de pesquisas que no arrimaron pistas firmes, sino más bien sirvieron para descartar denuncias falsas, la investigación intenta ingresar en un nuevo terreno y para ello, la justicia federal y provincial aunaron sus esfuerzos.

María Cash
María Cash
banner



SALTA.- El 8 de julio pasado se cumplieron 11 años sin novedades de la diseñadora de ropa María Cash, por quien ahora se ofrece una recompensa de 3 millones de pesos para quien aporte información certera de su paradero. La investigación del caso está en manos de la Unidad Fiscal Federal Salta, la que ahora decidió incorporar a las pesquisas a investigadores del Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF).

La joven tenía 29 años al momento de desaparecer, siendo vista por última vez en la ruta 9 de acceso a la ciudad, muy cerca del ex peaje Aunor, donde las cámaras de video la tomaron. La joven, que había viajado de Buenos Aires a Jujuy unos días antes, aparece en las filmaciones desorientada, como sin saber qué rumbo tomar.

Su desaparición, la más extensa registrada en Salta, es todo un misterio. Lo único que se sabe del caso es que el 4 de julio de 2011, Cash abordó un micro desde la terminal de Retiro y se dirigió a San Salvador de Jujuy, pues un amigo le había propuesto radicarse en esa provincia e iniciar un taller de confección de ropa.

El 8 de julio, durante la madrugada, la joven estuvo en la guardia del Hospital San Bernardo, en Salta. Allí, pidió atención médica, pero se fue antes de que fuera su turno. De la investigación, surge que hizo algunos llamados e incluso le escribió un mail a su familia pidiéndoles el contacto de una amiga salteña, al parecer, para pasar a visitarla, pero eso no sucedió.

Ese mismo día, ya pasado el mediodía, Cash apareció en inmediaciones del ex peaje, sobre la ruta 9. Una cámara de seguridad registró su paso y la última imagen que se tiene de ella la muestra caminando con su mochila roja al hombro y un tanto desorientada, a unos 6 kilómetros del acceso a Salta.

Como dato comparativo, Gala Cancinos, la joven de 14 años que desapareció en Salta el 16 de mayo de 2017, fue vista por última vez también en la ruta 9, aunque en este caso, el cuerpo de la adolescente fue hallado el 4 de junio del año pasado, a la vera de la misma ruta, a la altura del kilómetro 12, en la localidad de La Caldera.

El hallazgo del cadáver de Cancinos se produjo a pocos kilómetros de donde desapareció, siendo su muerte caratulada como un hecho no violento. En el caso de Cash, el juzgado federal 2, a cargo en ese entonces por el juez federal Miguel Medina, ordenó varios rastrillajes en la zona del ex peaje, pero nunca se encontró un rastro de la joven diseñadora.

Nueva estrategia

Por más de diez años, las pesquisas ordenadas por ese juzgado, y desde 2019, por la Unidad Fiscal Salta, estuvieron más centradas en la investigación de cientos de pistas que resultaron ser falsas, siendo muchas de ellas motivadas por la recompensa de un millón de pesos que el Ministerio de Seguridad de la Nación ofrecía para dar con la diseñadora.

Ahora, esa suma se triplicó, sin que la cantidad de denuncias se haya registrado un gran incremento de denuncias sobre su posible paradero. A la par, el fiscal federal Eduardo Villalba, a cargo de la investigación decidió renovar la estrategia del caso y, atento la facultad legal establecida por el nuevo Código Procesal Penal Federal, integró a la tarea investigativa a la Procuración General de la Provincia.

Para ello, el procurador general Pedro García Castiella dispuso la participación de investigadores del Cuerpo de Investigaciones Fiscales, quienes ahora trabajan el caso con una nueva mirada, lo que fue destacado no sólo por distintas fuentes de la justicia, sino por familiares de la joven.

Máximo Cash, hermano de la joven desaparecida, se mostró conforme con esta nueva estrategia. “Sí es cierto que la fiscalía federal está usando los ojos y la experiencia del CIF (Cuerpo de Investigaciones Fiscales), que es de provincia. Todo está tomando otro rumbo”, afirmó.

Hasta el momento, el caso siempre se investigó a partir de una hipótesis de que María Cash fue víctima de una red de trata de personas; sin embargo, no hay ninguna pista firme que abone esta posibilidad, no obstante, se trata de la mejor teoría de investigación.

Las pesquisas conjuntas apuntan a repasar desde un inicio la desaparición de la joven, pero con la mirada dirigida a detalles que, posiblemente, se habría pasado por alto en el inicio de las pesquisas, lo cual generó fuertes expectativas respecto a otras hipótesis respecto a lo que pudo haber sucedido con la joven diseñadora.

Por el momento, esta tarea no habría brindado aspectos salientes; no obstante, se espera que muy pronto surjan algunas conclusiones de parte de los expertos que trabajaban en este nuevo perfilamiento del caso, el que –por ahora- sigue inmerso en el más absoluto misterio.