Connect with us

Hi, what are you looking for?

Elintra.com.arElintra.com.ar

Salta

“Esta ley me hace ruido”, dijo el senador Calabro y no votó la Ley de Pirotecnia Sonora Cero en Salta

La normativa, aprobada meses atrás por la cámara baja, finalmente fue tratada y aprobada por los senadores. Solo el legislador por La Caldera ofreció resistencia, mientras que el resto respaldó el proyecto presentado por Mónico Graciano.

Salta
Salta
banner



SALTA.- En su sesión número 23, la Cámara de Senadores de Salta trató y aprobó la Ley de Pirotecnia Sonora Cero, la que ya tenía media sanción de diputados. Este avance legislativo, cabe mencionarlo, fue festejado por referentes de una asociación local que lucha contra el uso de la pirotecnia, como así también de familiares con niños que padecen trastorno espectro autista.

Abierta la sesión, y ya en el tratamiento de proyectos de ley, el senador por el Frente de Todos, Javier Mónico Graciano presentó el dictamen aprobado por la comisión de Legislación General, del Trabajo y Régimen Previsional, la cual preside.

En su exposición, el legislador, representante del departamento de Rosario de la Frontera, respaldó el proyecto. Afirmó que se trabajó bastante en un gran debate con referentes de otros sectores de la sociedad. “Se escuchó a los referentes que están a favor de la ley, sino también a expertos de la División Bomberos», destacó.

Entre los fundamentos para el dictamen, el senador sostuvo que se tuvo en cuenta el pedido de familiares con niños con TEA y de los veteranos de Malvinas, entre otros. Pero, en especial, hizo alusión al artículo 41 de la constitución provincial, el que resguarda el “Derecho a la Salud”.

Recordó, tal como lo expresa la norma, que “la salud es un derecho inherente a la vida y su preservación es un deber de cada persona. Es un bien social”. Y “compete al Estado el cuidado de la salud física, mental y social de las personas, y asegurar las prestaciones ante idénticas necesidades”.

En concreto, la ley establece la prohibición de la pirotecnia sonora, desde su uso, tenencia, comercialización, manipulación, fabricación, acopio, exhibición, expendio mayorista o minorista cualquiera sea su modalidad, a título oneroso o gratuito.

Entre otros argumentos, se refirió al impacto en la fauna y destacó lo que sucede usualmente en las fiestas de Navidad y Año Nuevo, épocas en las que muchas personas deben acudir a centros de salud “porque han sufrido como consecuencia del mal uso de la pirotecnia lesiones, pérdidas de algunos de sus órganos. ¿Por qué una fecha de celebración para la mayoría tiene que ser una fecha de padecimiento para otros? Ése es el mensaje que tiene que prevalecer en este debate”, concluyó.

Por su parte, el senador capitalino Emiliano Durand aseguró que “el 15,5 por ciento de los niños en edad escolar tiene una dificultad neurológica, sensorial, con respecto a su entorno, en el procesamiento de los estímulos que recibe del entorno”.

Aclaró, a su vez, que la norma tiene en cuenta también a veteranos de Malvinas, pues uno de ellos le había enviado un mensaje de audio, el que fue reproducido en el recinto, circunstancias en que se escucharon los estruendos, cuadro que lo hacen “retrotraer a la guerra de 1982”.

El senador por General Güemes, Carlos Rosso, en tanto, sumo expresiones de apoyo a la ley y afirmó que, a través de la sanción de esta normativa ambiental, se están reconociendo derechos de personas vulnerables ante los estruendos.

Presentes en el recinto, referentes de la Asociación TGD Padres TEA Salta celebraron la aprobación de la ley, la que llegó para proteger la salud física, psíquica y psicológica de niños y niñas con Trastorno del Espectro Autista (TEA). “Nuestros hijos sangran por la nariz y los oídos; tienen taquicardias, algunos llegan al infarto, otros salen corriendo despavoridos”, contó Ada Sánchez.

Vereda del frente

A su turno, el senador Miguel Calabró, por el departamento de La Caldera, no ocultó sus diferencias con el proyecto, tanto que se abstuvo de votar porque consideró que la ley no resuelve el problema, que es un tema que se debe debatir y estudiar mejor.

“La solución está en la convivencia, no en la prohibición, fomentemos el diálogo, no creo que a través de un papel que luego no se puede cumplir la solución a este problema”, indicó el senador, quien de esta manera sugirió que la comisión que estudio el proyecto, no realizó todas las consultas.

“Esta ley, -valga la paradoja- me hace ruido”, resaltó el senador con cierta ironía, para luego señalar algunos aspectos en los cuales no coincidía con sus pares. Al respecto, insistió en que la solución del problema no pasa por prohibir, sino porque el Estado cumpla con su deber, para lo cual debe proveer soluciones sanitarias.

Dudó sobre los efectos de la nueva ley, sobretodo, en materia de control. Y para reforzar esta idea, recordó las recientes manifestaciones de sectores de la salud que complementan diversos tratamientos. “Se debe trabajar en una asistencia más completa y no en pensar que con prohibir, el problema va desaparecer”, agregó.

Y para no quedarse atrás, el senador leyó una carta que recibió de una mujer que comercia con los fuegos artificiales, la que les dio aún más fuerzas a sus argumentos contra el proyecto de ley, para el cual se abstuvo de votar e invitó a debatir más a fondo el asunto.

Conformes

Luis González, referente de la Asociación de padres con niños con TEA, se mostró conforme con la aprobación de la ley. Sostuvo que ahora es el fin de la pirotécnica de alto impacto sonoro. Fue una batalla de años y varios municipios tenían ordenanzas. Además, recordó que se planteó el debate en el Concejo Deliberante y después en la Cámara de Senadores. Como padre de persona con autismo, pidió inclusión y respeto. “Somos consiente que nuestros derechos terminan donde comienzan los del otro. Era cuestión de reglamentar”, afirmó.

Sobre los efectos nocivos de la pirotecnia, señaló que los chicos tienen crisis que se prolongan entre 45 minutos o una hora, escapismo, taquicardia y algunos adolescentes o adultos, padecen una cuestión sensorial. “Se culminó parte de la lucha porque lo que falta es que hay muchos que no tienen grupos de pertenencia, hay deserción en la secundaria y están contemplados en una ley que no se cumple”, aseveró.

Por su parte el Presidente de la Fundación Aurea, Gabriel Chagra Dib, dijo que tiene una sensación tranquilizadora porque es una lucha que venían pregonando hace 25 años con varios proyectos presentados. Incluso como Ministro de Salud, había impulsado la iniciativa, pero nunca tuvo la aceptación general que se necesitaba.