Connect with us

Hi, what are you looking for?

Elintra.com.arElintra.com.ar

Salta

A más de tres años de su muerte, familiares de Jorge Farfán insisten en la teoría del homicidio

Para la fiscalía, el joven murió a causa de un infarto ligado al consumo de drogas, mientras que el padre asegura que fue asaltado y golpeado. Incluso acusa a tres policías por no intervenir en defensa de su hijo, muerto el 8 de febrero de 2019.

Jorge Farfán
Jorge Farfán
banner



SALTA.- Presentado como querellante en el caso, el padre de Jorge “Guri” Farfán solicitó a la Unidad Fiscal de Graves Atentados contra las Personas la imputación penal de ocho personas por el homicidio de su hijo, tres de las personas apuntadas, se trata de policías de la Comisaría de Barrio Santa Ana, donde se produjo el incidente que derivó en la muerte del joven, el 8 de febrero de 2019.

Jorge Farfán, padre de “Guri”, asegura que la muerte de su hijo no responde a un infarto agudo de miocardio vinculado al consumo de estupefacientes, hipótesis que la fiscalía mantiene en pie, en especial después de que una junta médica llevada a cabo por el Cuerpo de Investigaciones Fiscales confirmara la causa del deceso.

Este diagnóstico, sin embargo, es negado rotundamente por la familia de Farfán, para quienes el reporte no guarda relación con una serie de lesiones que el joven presentaba, entre ellas un fuerte traumatismo en el cráneo, golpe que habría sido la causa de la muerte.

Ahora, en su nuevo pedido, ya como querellante, el padre del joven insiste con esta teoría e incluso identificó a cinco vecinos y tres policías como los responsables de la muerte de su hijo, por lo que pidió la detención y que se formalice la causa penal del caso.

En su versión, el querellante afirmó que el 7 de febrero, la noche previa al hecho, la víctima estaba junto a tres amigos en una plazoleta del barrio Santa I. Explicó que eso sucedió alrededor de las 20.30, cuando se encontró con un grupo de amigos que luego se fueron a ensayar en una banda de rock.

Sostuvo que su hijo se quedó en la plaza con tres vecinos, con quienes ingería bebidas alcohólicas. Ya en la madrugada del día siguiente, 8 de febrero, los tres sujetos lo golpearon para asaltarlo, tras lo cual su hijo comenzó a correr de un lado a otro, pues quería ponerse a salvo.

Dijo que luego, a raíz del llamado de vecinos, un móvil policías apareció y detuvo a su hijo, a quien lo esposaron para llevárselo detenido, circunstancias en que los vecinos acusados lo volvieron a golpear, acusándolo de ladrón, todo ello sin que los policías hicieran nada para poner a salvo al joven.

Más tarde, cuando Farfán era trasladado por los policías a la comisaría del barrio, es que se produjo el fallecimiento. Por el caso, la fiscalía llevó adelante varias diligencias, investigativas, entre ellas la testimonial de numerosos vecinos de la zona donde ocurrió el hecho.

Por otra parte, se realizaron los estudios forenses del caso, los que revelaron que la muerte estaba ligada más a una sobredosis que a un hecho violento. Este reporte, sin embargo, nunca fue aceptado por la familia, la que propuso un perito de parte.

Discrepancia

El médico de la familia, casualmente, disintió con el diagnóstico y abonó la teoría de que la muerte de Farfán se debió más a un ataque sufrido, en el cual recibió un duro golpe en la cabeza, diagnóstico que obligó a la fiscalía, en ese momento a cargo de la fiscal Verónica Simense de Bielke, a disponer una junta médica para despejar las dudas.

La medida, realizada en septiembre de 2019, ratificó la causa de muerte ligada al consumo de drogas, informe que la familia aún cuestiona y no porque haya logrado algún apoyo en la junta médica, diligencia a la cual el perito de parte directamente no asistió.

Respecto a las declaraciones de vecinos, sobre la cual la fiscalía también desecha la hipótesis de un homicidio, el padre de la víctima rechazó esa conjetura y para demostrar lo contrario, solicitó que se les tomen declaración a otros vecinos, con cuyas versiones intenta dejar probado que su hijo había sido asaltado.

Señaló que “Guri” fue atacado en patota, circunstancias en que recibió “golpes de puño y patadas”, incluso cuando estaba “esposado e indefenso, en todas partes de su cuerpo hasta fallecer”. En base a ello, es que solicitó la imputación contra los tres policías que intervinieron por el delito de incumplimiento de deberes de funcionario público, pues no defendieron a su hijo.

Con este argumento, el padre apuesta a restarle valor a la hipótesis de la fiscalía respecto a que las corridas de Farfán, de un lado a otro, no respondía a un ataque sino a los efectos propios del consumo de estupefacientes, aspecto que también fue apoyado por algunos vecinos.

En ese contexto, la víctima intentó escalar la tapia de una casa del barrio. “Quiso esconderse”, aseguró el padre, quien agregó que, en ese lugar, fue interceptado y golpeado por las personas apuntadas como los responsables del ataque previo a la muerte de Farfán.

Realizado el planteo por parte de la familia, ahora resta conocer qué medidas tomará la fiscalía, la que da el caso como prácticamente cerrado, aunque no se descarta que, para tranquilidad de los padres, adopten algunas medidas más a fin de determinar lo sucedido con Jorge “Guri” Farfán.