Connect with us

Hi, what are you looking for?

Elintra.com.arElintra.com.ar

Salta

¡Hasta las manos! Las huellas de Javier Saavedra están en toda la escena del crimen de Jimena Salas

La prueba científica le dio el tiro de gracia al principal acusado, quien aparece como el más violento de los tres detenidos y todo indica que también llevó la voz cantante en el asesinato, el de mayor impacto en Salta en la última década.

Jimena Salas
Jimena Salas
banner



SALTA.- A un mes de su detención, la Unidad de Grave Atentados contra las Personas dio a conocer un nuevo informe de cotejo genético, el cual, como ya se preveía, fue desfavorable para Javier “Chino” Saavedra, pues identificó trece lugares donde el acusado estuvo en el escenario del crimen de Jimena Salas, ocurrido el 27 de enero de 2017, en la casa de la víctima, en el barrio San Nicolás, en Vaqueros.

Cabe recordar que el 1 de octubre pasado, la fiscalía había revelado el resultado de un primer informe, el cual se realizó sobre las muestras de ADN de Hombre 1 y 2, que fueron extraídas de las manos de la víctima. Ese estudio confirmó la coincidencia del ADN de Javier Saavedra con el del Hombre 1.

El viernes pasado, en tanto, se publicó el segundo reporte. En este caso se trata de un cotejo con rastros levantados en el piso del comedor donde Salas enfrentó a su asesino y a un segundo criminal, accionar que dejó huellas en trece lugares, tanto donde ocurrió el crimen, como en otras dependencias de la vivienda, las que fueron contrastadas con el ADN de Saavedra, cruce que dio positivo.

De esta manera, la situación de Javier Saavedra, con respecto a Guillermo y Damián Saavedra, también detenidos el 20 de septiembre pasado, es bastante más complicada, pues todo indicaría que Javier sería el que tenía la voz cantante al momento de irrumpir en la casa de la víctima.

Por el momento, sin embargo, la acusación penal, por el delito de homicidio agravado por alevosía, ensañamiento, criminis causa, por el concurso premeditado de dos o más personas y femicidio, recae sobre los tres Saavedra, aunque no está todo dicho, ya que no se descartan nuevas detenciones por el caso.

Los fiscales Mónica Poma, Leandro Flores y Gabriel González, integrantes de la Unidad especial creada por el Procurador General Pedro García Castiella, trabajan a contra reloj, pues aún no fue identificado el ADN del “Hombre 2”, quien sería familiar de los detenidos, pues ambas muestras indican que existe un vínculo de parentesco entre los asesinos.

Si bien Guillermo y Damián salieron indemnes del primer cotejo genético, para la fiscalía existen aún otros elementos probatorios que probaría la participación de ambos en el asesinato de Salas, quien fue ultimada de más de 40 cuchilladas, sin que hasta el momento esté muy en claro el móvil del homicidio.

Al respecto, cabe mencionar, la fiscalía llevo adelante numerosas diligencias investigativas, entre ellas allanamientos e incluso se realizaron excavaciones para dar con el cachorro que usaron los asesinos para simular que estaba extraviado y que buscaban a su dueño, estrategia usada para poder relajar los mecanismos de seguridad de sus víctimas.

Violento

Defendido por el abogado Marcelo Arancibia e hijo, Javier Saavedra apostó a una estrategia defensiva basada en una denuncia de apremio en contra del acusado, lo que habría ocurrido el 21 de septiembre, un día después de su detención en el norte de la provincia.

Ese día, por la mañana, se había producido el traslado de este acusado desde la ciudad de Tartagal a Salta, circunstancias en que Javier, quien iba en el asiento trasero de una camioneta, con cuatro policías, tomó el brazo del conductor e intentó hacerlo salir del carril para así causar un accidente y poder escapar.

Por este hecho, Javier Saavedra fue imputado por el delito de homicidio calificado en grado de tentativa. En contrapartida, el defensor negó el incidente y sostuvo que todo era una treta para encubrir un supuesto interrogatorio clandestino a su cliente, en el cual también fue golpeado, todo ello para que confesara el crimen.

A esta coartada se sumaron varias versiones que pusieron en duda el resultado del cotejo genético, las que perdieron efecto con la definición de los dos cotejos genéticos, tanto que la defensa no volvió a hacerse notar ni a plantear alguna otra objeción.

Los investigadores, en tanto, sostienen que Javier Saavedra es el más violento de los tres detenidos y, dadas estas características y otras evidencias mantenidas aún en reserva, se trataría de la persona que llevo el mando cuando irrumpieron en la casa de Salas.

Lo que resta conocer, además de la identidad del otro ADN, es si la intromisión en la casa de la familia Salas fue para robar, o bien, tiene que ver con algún otro móvil hasta el momento desconocido. Para la fiscalía, la hipótesis más creíble sería la primera.