Connect with us

Hi, what are you looking for?

Elintra.com.arElintra.com.ar

Salta

Las ojeras del olvido: Apuntes para la historia del coronel Lorenzo Lugones

Un fervoroso soldado patriota de sólo 16 años, coronel Lugones

Lorenzo Lugones
banner



Por R. Federico Mena Martínez Castro

El olvido de nuestro prócer trae aparejado siempre un aura de tristeza que, quienes tenemos la gracia de poder perpetuar su memoria como ejemplo de las progenies que vendrán a poblar nuestra querida república debemos marcar la huella de sus pasos siempre visibles y enérgicos para propagar entre los soldados nuevos, conceptos sobrios y hondos de patria. Hoy recordamos al coronel Lorenzo Lugones próximo antepasado del eximio poeta don Leopoldo Lugones también de larga trayectoria dentro de la arena literaria.

El coronel Lugones en su libro “Recuerdos históricos” editado en 1855 se enorgullecía largamente en recordar un episodio de la época y decía: “El jefe del Ejército, General Manuel Belgrano, entre los febriles aprestos para el combate (Batalla de Tucumán), ordenó que se cubrieran todas las vacantes de oficiales. Entonces el jefe de los Dragones propuso a Lugones para porta estandarte. Pero el jefe de Inspección argumentó que este cadete de 16 años recién cumplidos carecía de edad para ser un oficial de respetabilidad ante la tropa”.

Esta singular propuesta tuvo como corolario que, enterado Manuel Belgrano de la dicha proposición la misma fue aprobada sin dilación alguna. Ya que adjuntó un decreto el 18 de septiembre de 1812 con ocho días de antelación a la batalla, que se desarrollara el 24 del mismo mes, donde las fuerzas de la patria vencieron a los realistas dando lugar a que junto a la de Salta marcaran los límites de nuestro país.

También Lugones en sus famosos “Recuerdos  históricos” escribía:

 “Supliendo las aptitudes del propuesto la minoría de edad, se aprueba la propuesta(sic) hecha en la meritoria persona del cadete don Lorenzo Lugones. Para porta estandarte del cuarto escuadrón del Regimiento de Dragones”, agregando… “Hágase reconocer en la Orden del Día, sirviendo el presente de suficiente despacho mientras se le expide en forma”.

La alegría de este cadete explotó por los aires al punto que en “Recuerdos…” expresaba: “…este decreto. Que en mi concepto valía más que mi pequeño ascenso, me llenó de satisfacción a pesar de las objeciones del inspector”. Lorenzo Lugones nació en la localidad de Pampayasta, departamento de Atamisqui en Santiago del Estero el 16 de agosto de 1796, falleciendo en Tucumán el 20 de enero de 1868. Ciudad esta donde residiera casi  toda su vida conformando su hogar con la tucumana doña Eulalia Drago Porcelo. No tuvo descendientes varones que continuaran su apellido por varonía, pero sí hijas que continuaron una prolífica descendencia en la provincia.

Su acendrado patriotismo le hizo enrolarse el día 7 de julio de 1810 en el cuerpo de Patricios Santiagueños que se incorporara luego al Ejército Libertador al mando Francisco Ortíz de Ocampo en marcha hacia el Perú.

Contaba solamente con 14 años cuando Ingresó al Ejército del Norte con el grado de cadete, encomendado por su padre don Germán Lugones a Vicente López y Planes, autor del Himno Nacional. Estuvo presente en todas las batallas de las tres campañas al Alto Perú, empezando por Cotagaita hasta Sipe- Sipe y se convirtió en el oficial más joven del general Belgrano.

Su foja de servicios fue brillante, motivo por el cual hoy le recordamos como un insigne legado a su patria y a su familia que debió soportar largas ausencias mientras él acaso soñaba a la luz de los fogones con la caricia del hogar lejano. Es necesario pensar en el pasado para vivir de alguna manera el presente y poder alargarlo en el futuro dentro de una sagrada tradición de gloria.