Connect with us

Hi, what are you looking for?

FÚTBOL AMERICANO

¡Qué haya justicia! Los Ravens exigieron el arresto de los policías que dispararon contra Blake y Taylor

El equipo de fútbol americano de Baltimore lanzó sus demandas a través de un comunicado.

Los Ravens dan un paso más en la lucha por la justicia social en Estados Unidos. La franquicia de Baltimore lanzó un llamado a las autoridades. En una movida poco común para una entidad deportiva, el equipo del estado de Maryland sacó un comunicado en donde le exige el arresto de los policías que mataron a Breonna Taylor y de los oficiales que le dispararon siete veces a Jacob Blake.  

Estados Unidos vivió en agosto dos tragedias que reavivaron el fuego de protesta contra el racismo y la violencia policial. Las protestas, que habían erosionado nuevamente este año con el asesinato de George Floyd, volvieron a paralizar al país y al mundo. Como en el caso de Floyd, los deportistas de las ligas estadounidenses también salieron a demostrar su enojo pero esta vez fueron por más.

En su comunicado, los Ravens exigen 6 cosas. Entre ellas, el arresto de los oficiales que mataron a Taylor y dispararon contra Blake. “El racismo está inmerso en la fundación de nuestra nación y es un defecto de nuestra historia”, reza el comunicado. “Sí vamos a cambiar el curso y a hacer del mundo un mejor lugar, primero tenemos que hacerle frente al problema y actuar de inmediato para generar un cambio positivo”.

Después de muchas discusiones internas, el plantel de Baltimore decidió lanzar el comunicado que también le pide al senador McConnell, quien representa a Kentucky, que llame a una votación por Ley de Justicia George Floyd en el Acta Policial 2020. Esta ley, introducida en el congreso en junio, podría facilitar la tarea de responsabilizar a la policía  por violencia y que de esta manera se reduzcan los episodios de violencia racial.

El plantel de los Ravens fue uno de los pocos que decidió entrenarse a pesar de los incidentes (9 equipos de la NFL cancelaron sus prácticas). El mismo duró dos horas y media. Luego se juntaron en equipo para discutir sobre la reforma de justicia social. Una vez terminada la reunión, ningún jugador ni entrenador prestó declaración a la prensa.