Esta nueva fecha de la Fórmula E no había comenzado bien para el argentino José María López junto al equipo estadounidense Geox Dragon. Los primeros encuentros con la pista que se armó en el aeropuerto de Berlín fue una combinación de complicaciones que se fueron agravando sin darle alguna solución posible que le permita avanzar en la competencia final.

Con este panorama el cordobés demasiado hizo para clasificar y enfrentar la carrera final que dependía solamente del talento del argentino para lograr avanzar en al fila india. Adelante la realidad era otra para Stoffel Vandoorne que logró quedarse con la primera posición aventajado al suizo Sebastien Buemi que logró posicionarse en la segunda posición.

El brasileño Luca Di Grassi largó desde la sexta posición sabiendo que contaba con un auto muy competitivo luego de haber clasificacado fuera de los cinco mejores. Apenas e puso en marcha la carrera Luca se mostró decidido a avanza buscando llegar rápidamente a los primeros puestos. No podía especular ya que el circuito alemán no posee muchos lugares de sobre paso por lo que se complicaba más la tarea del brasileño.

Adelante la lucha entre Vandoorne junto a Buemi, Sims y Paffett servía para que nadie se despegue del pelotón y marque una diferencia importante para la carrera. Mientras tanto otro de los amenazantes avances era el de Jean Eric Vergne con el equipo DS Techeetah que había clasificador en el puesto 9.

La carrera se mantuvo expectante hasta la bandera amarilla que provocó Lynn y que sirvió para darle un punto mas de dramatismo a falta de diez minutos del final de la competencia. A esta altura Buemi se instalo en la segunda posición y la lucha por la tercera posición entre Vergne y Da Costa era la principal atracción ya que se peleaba más que la ultima ubicación en el podio, había una lucha por el campeonato.

Al final otro de los candidatos al título, Andre Lotterer, tuvo que desistir de la competencia por problemas técnicos luego de haber tenido una gran remontada. Más atrás en el clasificador, «Pechito» López lograba llegar a la posición 14 y se mantenía allí. Pero la realidad volvió a golpear la competencia del cordobés. Faltando poco para el final se quedó sin energía y perdió todo lo bueno realizado en una final muy complicada para él.

Al final la bandera a cuadros cayó y sentenció la victoria del piloto brasileño Luca Di Grassi dejando al suizo Sebastien Buemi en la segunda posición con el francés Jean Eric Vergne completando el podio. Di Grassi es el segundo piloto que repite victoria en el año y se afianza en la lucha por el título.