Las buenas y malas del Templo de la Velocidad.

El triunfo de Jose Manuel Urcera en la histórica competencia del Óvalo de Rafaela dejó mucho más que un excelente premio de dos millones de pesos para el joven piloto del equipo JP Carreras. La fuerte contundencia demostrada por el puntero del campeonato lo posiciona como un firme candidato a quedarse con la etapa regular del Turismo Carretera.

«Manu» Urcera consiguió fortalecer su posición como líder del torneo sumando no solo un alto grado de confianza a su manejo, sino también un golpe psicológico a sus rivales que observan como se afianza en la punta de un campeonato que cambia permanentemente de escoltas pero sin poder ubicar a un rival fuerte capaz de incomodar el joven neuquino.

Además la competencia del último domingo le permitió al actual campeón del Turismo Carretera, Agustín Canapino volver a pensar en retener el título obtenido el año pasado. El arrecifeño consensuó con su equipo un inmediato golpe de timón buscando soluciones y respuestas a un Chevrolet que no brindaba las garantías necesarias para pelear la corona del TC.

De esta forma y junto a su padre, Alberto Canapino decidieron adelantar el cambio de unidad para no perder más terreno. La apuesta dio resultado. Tal vez un resultado mucho mayor al esperado pero que le sirve para volver a generar una gran ilusión entre sus hinchas que empezaban a incomodarse con la falta de resultados positivos en esta primera parte de la temporada.

La cara opuesta fue Matías Rossi. El ex campeón no pudo sostener el gran nivel demostrado en la fecha anterior cuando lograba un contundente triunfo en Rosario. Lógicamente no se puede trazar una línea de comparación ya que las características de los circuitos son totalmente diferentes y hasta se podría decir que son opuestas.

El hombre de Ford no consiguió esa velocidad final que es necesaria en Rafaela donde al final de la recta los autos parecen intentar levantar vuelo. Una condición que no se negocia en el templo de la velocidad. Cuando te falta potencia difícilmente uno pueda posicionarse como candidato y esto, Rossi lo vivió en carne propia. Terminó en el puesto 27, poco para un candidato firme.

Ahora el calendario lleva al Turismo Carretera al moderno trazado de Termas de Río Hondo. Un circuito que combina sectores rápidos y lentos. Posee variantes distintas que desafía no solo a los pilotos sino también a los técnicos para lograr un equilibrio que se ajuste a la puesta a punto necesaria para buscar la victoria. Pero esa será otra historia.