La pobre producción de Ferrari durante la sesión de clasificación del sábado en Alemania dejó duras consecuencias. Si bien las fallas mecánicas fueron las causantes de la debacle de a escuadra italiana, durante las horas finales del día previo a la carrera, Mattias Binotto dejó una frase importante que tal vez empiece a redireccionar el futuro del equipo italiano. El máximo responsable se refirió al alemán Sebastian Vettel a quien le vuelve a marcar la cancha.

Binotto confirmó que en Ferrari estaban esperanzado y esperaban mucho más de parte de su piloto y excampeón de mundo con Red Bull. Admite que ‘Seb’ ha cometido errores en situaciones importantes, que además de sumar puntos servía para afirmar el potencial de la escudería. Estas faltas de Vettel permitieron que hoy la escuadra no está más arriba en la lucha por los diferentes campeonatos, ni tampoco mantenga una imagen más sólida en la lucha con Mercedes.

«Es evidente que ha cometido errores, como en Silverstone. Hemos de ser honestos y decir que ‘esperamos más de él’, que ‘quizá no ha sido tan bueno como era en clasificación'», sostuvo Mattia Binotto. Una declaración que abre una gran incertidumbre a partir de este momento sobre el futuro de Ferrari y del propio piloto que hasta hace unas semanas atrás parecía deambular por diferentes equipos como un serio candidato para el 2020. Aunque, desde el seno de la estructura se encargaron de confirmar para el año entrante.

El sábado de Ferrari fue, tal vez , uno de los peores de la escuadra en los últimos años. Su presente no es para nada alentador sobre su chance de pelear por el campeonato y se enfrentan complicaciones técnicas que minaron sus posibilidades para pelear por la carrera de este domingo en Hockenheim en el marco del GP de Alemania. Estos inconvenientes complican mucho y no son gratis, siempre suelen ser un disparador para las decisiones del futuro.

Sin dudas algo cambió en Ferrari. Hace algunos días atrás el propio Binotto comparaba a Vettel con Michael Schumacher, quién le dio al equipo italiano los mejores años de su historia. El italiano aseguraba en es momento que: «Él entiende su papel en la reconstrucción del equipo. Él es muy importante para mí porque tiene mucha experiencia y grandes habilidades.Por un lado, es un piloto de equipo, por otro lado, un líder que tiene un gran entusiasmo en el trabajo.También disfruta de su trabajo si no gana, lo cual no es tan fácil.Pero sabe que este entusiasmo es la clave para ganar en el futuro. Y también sabe que nadie puede ganar solo. El equipo es la base».

Pero en las últimas horas las palabras de Binotto tomaron otro rumbo. Las sensaciones expresadas por el italiano empiezan a condicionar la convivencia. Parece que estas palabras generan cierta presión en un piloto que está siendo cuestionado por todos lados. La prensa italiana ya no puede sostener una buena relación con Vettel y suele atacar al alemán por los errores cometidos siendo duros con él. Pero no hay que olvidar que técnicamente las complicaciones también acompañan a este momento.

Ferrari debe definir el camino a seguir. Está en un punto donde la reorganización del equipo exige una rápida determinación para pensar más en el 2020 que en el presente. Hoy la situación de equipo deja buenas sensaciones técnicas que no pueden ensamblarse con la confiabilidad y el equilibrio con el potencial de cada uno de sus pilotos. La escuadra debe encontrar ese equilibrio entre la experiencia y la juventud. A partir de ahí podrán explotar mejor todo su potencia. Por ahora está en deuda.