Horner juega con las palabras y le inyecta presión a Mercedes

La Fórmula 1 llegó a su merecido descanso de verano. Es el momento de un reacomodamiento por parte de todos los equipos, y empezar a realizar un frío análisis de todo lo sucedido en esta primera mitad de temporada. Hasta acá la combinación casi perfecta de Mercedes y Lewis Hamilton logró acaparar prácticamente la suma total de lo que se puso en juego. Tanto así que de mantener este nivel, el inglés junto a su equipo se asegurarían el campeonato de pilotos y el de constructores, en un futuro no muy lejano.

Así lo entiende Christian Horner. Uno de los máximos responsables que tiene el equipo Red Bull y que en los últimos tiempos han conseguido achicar la brecha con los de Brackley. Los dos triunfos de Max Verstappen lograron posicionar al equipo austriaco dentro de los parámetros esperados por los ingenieros y todo sus integrantes. La evolución del motor Honda ha colaborado para lograr dar un salta importante de calidad y meterse de lleno en la lucha por alcanzar a Mercedes.

Sin dudas, el equipo auspiciado por la bebida energizante fue el que más creció mostrando dos realidades que le impide superar a Ferrari en su lucha por el título de constructores. Por un lado, Max Verstappen que se consolida como el principal adversario, mientras Pierre Gasly sigue pelando en el segundo grupo, impidiéndole a Red Bull sumar puntos para el equipo. Este es otro de los puntos negativos del francés que ponen en jaque su continuidad para el próximo año.

Ante este presente, Horner sostiene que Mercedes y Hamilton no pueden perder este campeonato. «Lewis tiene cerca de una ventaja de tres carreras con nueve carreras por delante. Mercedes tendría que joderla por proporciones gigantescas para no ganar este campeonato. Creo que nuestro objetivo en la segunda mitad del año es cerrar la brecha que existe. Obtenemos más rendimiento del coche a medida que Honda continúa progresando, este es un año de construcción a medida que hacemos en la transición hacia 2020″.

La temporada 2019 le sirve a Red Bull para componer su relación con los cambios aerodinámicos que se establecieron a principio de temporada y que tantos dolores de cabeza les trajo a los austriacos. El nuevo diseño del alerón delantero significó modificar un elemento que ya conocían, y empezar a trabajar nuevamente en las dimensiones menores que exige el reglamento. Es por eso que se valora aún más las dos victorias que han obtenido con Max mientras desarrollaban este elemento aerodinámico.

«Creo que el cambio de reglamento definitivamente nos hizo daño con la forma en que trabajamos el alerón delantero. Pero creo que a medida que el equipo ha adquirido más comprensión y ha podido utilizar mejor estas nuevas regulaciones, hemos podido recuperar el equilibrio y las características del coche actual. Por supuesto, eso se combinó con un cambio en la construcción de los neumáticos también, y esos dos elementos nos hizo bastante daño en el lado del chasis durante el invierno» comentó el directivo del equipo. 

Además, Horner continuó diciendo: «Creo que definitivamente hemos progresado realmente bien en los últimos meses y, con suerte, con el desarrollo que vemos en la segunda mitad del año, tenemos una buena ventana de desarrollo que debería continuar» sentenció el hombre fuerte de Red Bull dejando en claro que la última mitad de la temporada será un rival mucho más agresivo y decidido para pelearle a Mercedes el título de constructores.