De Ferran tiene un objetivo claro con McLaren en la IndyCar

La llegada del equipo McLaren a la IndyCar es un hecho. La confirmación se hizo pública en la redes sociales. A partir de la temporada 2020, los de Woking estarán presente como ‘Arrow McLaren Racing SP’ por la directa y estrecha relación que sostiene con Chevrolet y con Arrow Schmidt Peterson Motorsports (Arrow SPM). Además, se supo que el director de este proyecto y jefe de equipo será Gil de Ferran, quién conoce muy bien a McLaren y a la categoría.

El brasileño estuvo muy cerca de Fernando Alonso en la última intervención que tuvo el equipo McLaren con su intento por participar de la última edición de ‘Las 500 Millas de Indianápolis‘. En ese momento, el fracaso que tuvo la estructura ante la imposibilidad de correr por no lograr la clasificación, significó un duro golpe para todos. Incluso, mayor aún para Gil de Ferran, quien buscará revancha en este nuevo desafío.

«La IndyCar es un medio natural para McLaren, dado nuestro legado y determinación para tener éxito en los niveles más altos del automovilismo internacional. Nuestra ambición, con el tiempo, es competir constantemente por victorias y campeonatos. Reconocemos el desafío que tenemos por delante, pero McLaren está comprometido con esta asociación y con el apoyo al equipo en general», aseguró Gil de Ferran ante la confirmación de McLaren.

El equipo de Woking trazó un plan de trabajo que busca, entre otras cosas, lavar su imagen luego del paso en falso dado durante la previa de la edición de las 500 de Indianápolis 2019. Para McLaren es importante recuperar la confianza en el automovilismo de los Estados Unidos. Para ello todavía no se ha mencionado a los pilotos que podrían formar parte de este proyecto. Sin embargo, recientemente se conoció la información sobre el acercamiento que tuvieron con Colton Herta el joven piloto, que viene de obtener el subcampeonato de la Indy Lights

De esta manera el equipo que dirige Zak Brown regresa de manera oficial a la competición norteamericana, luego del parate que comenzó en 1979 y nunca más volvió a competir de manera oficial. Ha tenido importantes intervenciones, pero nunca de manera completa en el campeonato como lo será en el 2020. «La IndyCar ha sido parte de McLaren desde nuestros primeros años de carreras, y la serie de hoy ofrece no solo una plataforma comercial para seguir haciendo crecer nuestra marca en Norteamérica, sino también competencia con algunos de los mejores equipos de automovilismo internacional» aseguró Brown.

«Creemos que juntos podemos ayudarnos mutuamente a lograr nuestras ambiciones mutuas. Sam Schmidt y Ric Peterson han construido una base sólida y esperamos trabajar juntos para llevar al equipo al siguiente nivel. Estoy absolutamente encantado de que ampliaremos nuestra relación con Arrow Electronics en F1 e IndyCar, mientras renovamos nuestra larga afinidad con Chevrolet como nuestro socio motor» continuó el CEO de McLaren.

Zak Brown ha dispuesto un profundo replanteo dentro del equipo de Woking. Desde hace aproximadamente un año y medio, empezó a reacomodar las fichas moviéndolas de un lado a otro y sumando gente para lograr recuperar el terreno perdido hace varias temporadas. La llegada de Carlos Sainz y Lando Norris a la F1 sumado, a la participación de Alexander Sield fue una clara muestra de los nuevos objetivos trazados por la escudería británica, que asienta sus deseos de seguir recuperándose en la IndyCar.