¿Podría Vettel ir a Red Bull y Ricciardo suplantarlo en Ferrari?

La vida en la Fórmula 1 propone estar permanentemente sumergirse en un mundo vertiginoso donde nada está seguro, y todo puede pasar. Por lo general cuando la temporada entra en la segunda parte, los rumores sobre el mercado de pases se hacen incontrolables y hasta lo poco probable suele suceder. Este momento es una clara muestra de las cosas que suceden en la máxima categoría que pueden llegar a ser inexplicable, como considerar a Fernando Alonso en Red Bull para correr con motores Honda.

Este fue un rumor que sacudió el paddock de la F1, pero en los últimos días el equipo Red Bull se transformó en la escudería más preciada para el futuro. Los avances demostrado en la primera parte del año lo posicionan al equipo austriaco, en un objetivo deseado por muchos. Entre ellos, el propio Sebastian Vettel, quien estaría observando su futuro dentro de su anterior equipo, con el cual obtuvo sus mejores resultados.

En Inglaterra, la prensa especializada ya habla de un acercamiento muy fuerte entre el piloto alemán y los referentes de la escuadra austriaca para volver a contar con los servicios de ‘Seb‘ en la próxima temporada. Los malos resultados en Ferrari obligan al excampeón a buscar nuevas alternativas que le devuelvan la chance de pelear por el título que hoy no tiene el equipo italiano. Hace algunos días atrás, Mattia Binotto había asegurado que ellos mantendrían el plantel de pilotos para la próxima temporada.

Por el momento nadie se atrevió a desmentir ni a confirmar nada. Pero varios indicios hacen una presunción, asegura un dicho jurídico. Y el presente demuestra que Vettel se encuentra en una gran disyuntiva. Si el alemán debe confirmar su talento conductivo peleando con un joven piloto que ya demostró todo su talento, tendrá que elegir con quien hacerlo. Las posibilidades que aparecen son dos. Una es seguir en Ferrari, donde nada ni nadie le asegura tener un auto competitivo detrás de Charles Leclerc.

El monegasco es la apuesta a futuro de La Casa de Maranello y hoy no tienen el respaldo técnico para salir a pelear de igual a igual ni contra Mercedes, ni contra el ascendente Red Bull de Max Verstappen. Por el otro lado, la opción de Sebastian Vettel es regresar a su antiguo equipo, ese con el que conquistó cuatro títulos mundiales. Allí se encontrará con un auto que va de menor a mayor, evolucionando fuertemente con un motor Honda que demostró estar a la altura del chasis, y capaz de dar caza a los imponente Mercedes.

Por otro lado, si Vettel decide irse a Red Bull, significaría la salida del pobre Pierre Gasly, que no logró hacer pie dentro de la escudería austriaca. En Ferrari de produciría un hueco que, según algunos rumores, Daniel Ricciardo estaría dispuesto a ocupar dejando Renault. Entonces la danza de nombres vuelve al ruedo con la particularidad de no involucrar a Fernando Alonso en este baile. Algo que a esta altura parece increíble, ya que el asturiano estuvo en boca de todos en estos meses.

El australiano no está conforme en Renault, y tiene razón en estar molesto, ya que los resultados no acompañan. La buena actuación de McLaren, que cuenta con los mismos impulsores, ha logrado abrir una serie de dudas en el potencial de su unidad. Además, Ricciardo tendría una cláusula en su contrato que le permitiría retirarse de la escuadra francesa, si Ferrari o Mercedes lo fueran a buscar. Sin dudas, Daniel ha entendido muy bien las reglas del juego de esta Fórmula 1 moderna.