Un memorioso Verstappen que se acuerda de Renault

El piloto holandés Max Verstappen está pasando por un excelente momento junto al equipo Red Bull, luego de la apuesta fuerte que hicieron los austriacos a principio de año. El equipo dejó de lado los impulsores Renault, con los que obtuvieron los cuatro títulos junto a Sebastian Vettel. Asimismo, apostaron por los motores Honda, que demostraron tener un gran potencial durante su estadía en Toro Rosso, esto le permitió llegar al equipo austriaco a partir del inicio de este 2019.

Ahora el holandés se acordó de sus viejos motoristas y dejó algunas definiciones fuertes, fiel al estilo de Max, que siempre que habla produce un movimiento interesante en el seno de la Fórmula 1. «Sí, tuvimos fallos mecánicos con el coche y no la unidad de potencia el año pasado. Pero esto ocurrió porque nunca tuvimos la fiabilidad para probar el coche al límite. Nunca tenías ni idea de si el coche era lo suficientemente fuerte o no porque solo lo descubrías al retirarte» aseguró Verstappen sobre la temporada 2018 cuando utilizaban la unidad de potencia de Renault

«La preparación antes de una temporada es mucho mejor ahora. El coche y la unidad de potencia son muy fiables. Honda dedica mucho tiempo a trabajar en el banco de pruebas y también nosotros descubrimos los límites de nuestro monoplaza. Nunca habíamos tenido esto», decía Max haciendo mención a la política de trabajo que desarrolla su equipo, a partir de contar con un motor potente que obliga a incorporar un chasis aerodinámicamente equilibrado.

Esto le permite al joven holandés pensar, en un futuro a mediano plazo, en ser uno de los principales protagonistas de la grilla de la F1, y pelear carreras y campeonatos a la par de sus rivales. Hoy por hoy, Max junto a Red Bull han logrado acercarse mucho a Mercedes y Hamilton, quienes son la referencia de la categoría en la actualidad. Además, lograron imponer una distancia con Ferrari, que todavía deambula en un mar de incertidumbres, sin concretar una victoria en la presente temporada.

«Todo es muy abierto, trabajamos junto y tratamos de ayudarlos. A su vez, ellos nos ayudan a nosotros a hacer las cosas mejor. Estamos completamente comprometidos. Son ganadores, somos ganadores, queremos ganar juntos. Siempre queremos sacar el máximo de todo» añadió a su comentario Max Verstappen. Se lo nota mucho más firme y de sumo criterio, sin abandonar su estilo agresivo de manejo, que tantos dolores de cabeza le trajo no solo a él, sino también a los jefes del equipo.

Al iniciar el año, Helmut Marko había vaticinado una temporada difícil, pero con la idea de ganar cinco competencias a lo largo del 2019. Muchos lo miraron con asombro, mientras otros no podían creer lo que decía el director del programa de jóvenes talento que desarrolla de equipo Red Bull. Pero la confianza en el nuevo modelo, más la intervención de Honda, que ya se mostraba en ascenso, le daban el respaldo necesario para determinar un futuro interesante. La realidad es que muy posiblemente no consiga los cinco triunfo pensados, pero dejará una imagen prospera.

Son días de buenos momentos para Red Bull. Son conscientes que esta realidad es solo el principio de un largo camino que debería devolverlos al protagonismo perdido en otros tiempos, cuando dominaron la categoría de la mano de Sebastian Vettel. Ahora es el tiempo de Max Verstappen, que cada día confirma más su capacidad para lograr un título del mundo y por qué no, subirse al tren victorioso que ocupa Hamilton. Ese mismo en el que supo estar Vettel en su momento.