«Los resultados no son excelentes, no ganamos una sola carrera»

Las vacaciones de verano han puesto a reflexionar a todo el equipo Ferrari. Los pobres resultados obtenidos en la primera parte de la temporada obligan a un replanteo definitivo para un equipo que no puede darse el lujo de estar más de una década sin lograr el título de piloto, ni de constructores. Mucho menos de pelear por la segunda o tercera ubicación en la grilla, viendo como sus rivales avanzan en su desarrollo técnico aspirando a obtener ese lugar que debe ser, por derecho propio de ‘La Casa de Maranello’.

Su principal figura, Sebastian Vettel ha realizado un análisis de los sucedido hasta acá con su desempeño, y del equipo durante la primera parte de la temporada que los perfilaba como un despegue, después de las pruebas de invierno en el inicio de año. El modelo SF90 se mostró muy bien a la hora de los ensayos libres y eso no se pudo traducir a la pista cuando comenzó el campeonato. Otra vez Mercedes marcaba el rumbo de la Fórmula 1 con una clara superioridad en lo técnico y organizativo del equipo.

Entonces la confianza en Ferrari se fue diluyendo y los planteos no tardaron en llegar. El principal apuntado fue Mattia Binotto, el reemplazante de Fabricio Arrivabene en la jefatura del equipo. Todas las miradas fueron dirigidas al italiano, que llegó para revertir la realidad de un equipo desgastado y ciertamente desorientado. «No creo que sea justo comparar a Arrivabene con Binotto. Cada año y cada situación son un poco diferentes, pero creo que lo que hemos logrado hasta ahora como equipo, con Mattia como líder, es mantener la calma para afrontar serenamente nuestros problemas» declaró Vettel.

«Los resultados no son excelentes, no ganamos una sola carrera. No hemos hecho la primera mitad de temporada que queríamos» confesó Sebastian Vettel, que además aseguró: «Pero el enfoque está ahí y todos los miembros del equipo permanecen tranquilos y decididos a seguir adelante. Algunas cosas no funcionan de la noche a la mañana, pero creo que ahora entendemos dónde está nuestro monoplaza, a dónde tenemos que ir, y esperamos que los próximos meses sean más exitosos si vamos en la dirección correcta».

Vettel respalda el trabajo de Binotto y se mantiene firme dentro de la impronta del italiano Jefe de equipo que busca sacar a Ferrari de este pésimo momento. «Mattia funciona bien, mantiene al equipo unido y tranquilo en estos tiempos difíciles, Nos recuerda lo que tenemos que hacer, su papel es diferente al que tenía en el pasado cuando era director técnico, pero el equipo que lo rodea y su organización es muy similar. No ha habido muchos cambios, pero nuevamente, creo que es positivo, tenemos que volvernos más fuertes, pero creo que nos da un buen liderazgo».

El alemán espera una recuperación en la segunda parte de la temporada que parece iniciarse con una suma de potencia al motor del modelo SF90. Hay 20 CV más para el impulsor que utilizarán desde la competencia de Spa-Francorchamps y luego Monza, dos circuitos que son preferencia de Ferrari y que se presentan como una muy buena opción para mostrarse fuertes después de este receso. En Italia esperan terminar con la falta de victorias justamente en dos trazados donde la velocidad es el principal objetivo. Sus características acompañan los deseos de los italianos, que deberán confirmar si realmente lograron un avance en este tiempo de descanso.

Los italiano vuelven a tener una chance. Está en sus manos poder revertir una situación que parece consumir internamente al equipo. Aunque ahora la propuesta es distinta. Ferrari cuenta con la experiencia de la primera parte. Sabe la realidad de sus rivales, que se muestra con mejor proyección, pero todavía hay muchas cartas por jugar y ahí puede encontrar la variante para su resurgir de cara a la próxima temporada, por que esta parece estar definitivamente perdida.