Al bueno de Verstappen no le interesa quien será su compañero

Esta semana comenzó con una de las noticias que sacudió el padockk íntimo de la Fórmula 1 con el anuncio de Red Bull de promover a Alex Albon a su equipo bajando a Pierre Gasly a Toro Rosso. Una movida que se repite luego de algunos años. Aquella vez Max Verstappen fue quien reemplazó a Daniil Kvyat quien no logró hacer pie en el equipo austriaco, una situación similar a la que vivió el francés en esta primera parte del 2019.

Esta arriesgada jugada que decidió implementar Red Bull parece no modificarle en nada a Max Verstappen que se ha mostrado totalmente indiferente ante estos acontecimientos restándole importancia a quien será su compañero de equipo a partir de Spa-Francorchamps que será la sede del próximo GP al regreso de las vacaciones de verano que marcaron un paréntesis dentro del campeonato 2019. El holandes fija su objetivo y busca que nada ni nadie interfiera en su camino para llegar a su máximo rendimiento.

La joven figura de Red Bull solo sostuvo su deseo de que Alexander Albon tenga un buen desempeño de acá hasta fin de año y pueda traducir todo su potencial a puntos que servirían para posicionar al equipo austriaco en una mejor ubicación dentro del campeonato de constructores. Hasta acá la escudería que es auspiciada por la bebida energizante logró sumar fuerte solamente con un solo auto que es el de Verstappen necesitando imperiosamente que la segunda unidad tenga una mejor actuación para lograr posicionarse definitivamente detrás de Mercedes.

«Por supuesto que es una pena para Pierre, pero personalmente no me importa quién sea mi compañero de equipo» afirmó Max respetando su fiel estilo de sinceridad y frialdad para declarar. Siempre fue frontal y nunca dejó una duda. Para el joven las cosas solo tienen un solo color y no suele mostrarse dubitativo. Verstappen disfruta de sus vacaciones que llegarán a su fin a principio de septiembre cuando regrese la F1 a los circuitos comenzando en Bélgica la segunda parte del año.

«La clave es que rindamos mejor con el otro coche y, por lo tanto, sumemos más puntos para el equipo» concluyó Verstappen. Este año el equipo comenzó con una gran incertidumbre que se basaban fundamentalmente en la implementación del nuevo impulsor Honda luego de separarse de la marca Renault con quien lograron los mejores resultados de la mano de Sebastian Vettel que se consagró cuatro veces campeón del mundo.

Ahora Alex Albon enfrenta una dura responsabilidad que Pierre Gasly no logró cumplir. Llevar a RB15 a las mejores posiciones y acompañar a su nuevo compañero de equipo para intentar superar a Ferrari en la confiabilidad y confianza dentro del campeonato de equipos. La lucha es directa con los italianos quienes tienen dos autos discutiendo la ubicación detrás de Mercedes. Por ahora logra imponerse solamente con la unidad de Verstappen.

Técnicamente el auto respondió muy bien y tiene todavía todo un camino de desarrollo para seguir su progreso por lo que el nuevo piloto de Red Bull llega a manejar un auto confiable y seguro de poder sumar puntos. Ahora la responsabilidad será del propio Albon de exprimir y aprovechar todo ese potencial para lograr el objetivo de sumar fuerte en cada carrera y así asegurarse el lugar en Red Bull para la temporada 2020.