Raikkonen contó detalles de sus 16 días de alcohol en el pasado

Si hay alguien especial y con una personalidad fuerte y muy particular dentro de la Fórmula 1, es sin dudas Kimi Raikkonen. Llegó a la categoría como una de las promesas del automovilismo y rápidamente se fue haciendo su lugar a fuerza de rechazos a la prensa y su particular forma de mostrarse en público. Verlo sonreír era casi más difícil que ganar un GP. Por eso, se ganó el apodo de ‘Ice Man’, el hombre frío que no se alteraba por nada y cada vez que tocaba subir al podio se lo podía ver serio.

Nunca fue amigo de la prensa, y de hecho siempre mantenía una distancia importante. No fue amigo de las notas y su paso por los diferentes equipos de la F1 tuvo momentos muy buenos y otro no tantos por su vida personal. Kimi Raikkonen es un excelente piloto de autos de carrera, pero en su intimidad el descontrol y ciertos excesos marcaron su vida. Hace pocos días atrás este excéntrico personaje rompió el molde y se abrió a una entrevista que brindó para un medio europeo, dando detalles nunca antes conocidos.

Kimi se sentó frente a un periodista y empezó a transitar una faceta importante de su vida que está relacionado a los excesos y sus problemas con el alcohol. El piloto finlandés, hoy en Alfa Romeo después de su paso por Ferrari en su segunda etapa, cuenta en su libro ‘El Kimi Raikkonen desconocido‘ los 16 días que vivió tomando permanentemente entre el GP de Bahrein y Barcelona en el año 2013. Algo que pocos conocían y el propio Raikkonen intentó restarle importancia durante la entrevista.

«No podía recordarlo. La mitad de las cosas la gente tuvo que contármelas. Acabábamos de pasar por Europa y nos divertimos un poco. ¿Qué tiene de malo? No hay nada malo en ello. Eso era bastante normal y pasaba todo el tiempo. No fue la única vez que hice algo así, me divertí» aseguró Kimi Raikkonen confirmando lo que sucedió por aquellos años cuando todavía era uno de los animadores comunes que tenía la categoría en cada competencia.

Así es Raikkonen. Impulsivo, directo y por momentos muestra un alto grado de despreocupación por algunos temas que para la élite del automovilismo es incomprehensible,pero que un personaje tan particular como el finlandés puede vivir y expresarlo tiempo más tarde. Hace algunos días atrás el propio piloto fue quien condicionó al equipo Alfa Romeo, impidiéndole que se metan en su vida privada con la amenaza de abandonar la escudería.

«Cuando hablé por primera vez con Alfa Romeo les dije que si se quejaban de algo de mi vida privada yo me iba» aseguraba el piloto durante una rueda de prensa ante la consulta de los periodistas. La exigencia obliga a los dirigentes del equipo a no intervenir en sus deseos por los deportes extremos. Kimi es amante de estas actividades y en su llegada a Alfa Romeo exigió por contrato que nadie intervenga en sus deseos dentro de su vida privada.

Además, Raikkonen habló sobre su paternidad, algo que ha logrado cambiar la vida del piloto y ponerle un freno a sus excesos. «Después de 16 días bebiendo ya no me siento tan bien como antes. Hay otras cosas en la vida que son más importantes para mí» aseguró Kimi que además comentó: «Ahora tengo una familia. Nada me estresa tan fácilmente. Mi vida hoy es más completa que antes. Pasar tiempo con los niños y la familia es más importante para mí» concluyó el excéntrico piloto que, sin dudas, vive la vida a su antojo.