Fuente: Twitter oficial de Mads Ostberg.

El corredor noruego de Citroën recorría el trazado con normalidad, cuando delante de él cayó un espectador y estuvo a centímetros de atropellarlo a gran velocidad. El Rally de Alemania está al rojo vivo y así también se vive en cada etapa. Los aficionados no son conscientes del peligro que hay al estar cerca de los autos, pero sin embargo se acercan lo que más puedan. Es por esto que justamente uno de ellos fue más allá de los límites y casi pierde la vida.

En la PE5 de la carrera alemana del Mundial de Rally ocurrió un suceso que pocas veces se ha visto. Durante la segunda pasada por la especial Stein und Wein, Ostberg recorría con ganas los 19.44 kilómetros del trazado y de repente un sujeto cayó desde una de las montañas que rodean la ruta, quedando delante del auto francés. El nacido en Noruega se mantuvo tranquilo y, a la enorme velocidad que viajaba, pudo maniobrar con sus muñecas para evitar la tragedia.

«Realmente fue impresionante. Nunca antes me había pasado algo así. Creo que al final probablemente estuve a medio metro o un metro de él. Pude evitar lo que seguramente hubiera sido una tragedia. No son conscientes de que vamos a grandes velocidades y puede pasar cualquier cosa realmente. Hay que agradecer de que pude esquivarlo y no pasó a mayores», comenzó diciendo Ostberg a la prensa luego de finalizar.

«El sujeto cayó de un muro a un metro de la línea de carrera, de haber caído medio segundo más tarde no habría habido forma de evitarlo. Fue solo una cuestión de tiempo y espacio para que no pase lo que todos imaginamos. Creo que si yo iba más rápido o él caía muy poco antes, seguramente estaríamos hablando de un piloto que atropelló a un espectador en el Mundial de Rally«, destacó el noruego de Citroën.

Con respecto a la maniobra, Mads dijo: «Se cayó de cabeza y yo casi me salí del camino para evitarlo, al mismo tiempo que se las arregló para salir un poco de la línea. Él quedó algo desacomodado cuando cayó al suelo, pero de todas maneras pudo arreglársela para moverse hacia un costado. Lo vi justo por delante de mí y no me quedó otra opción que girar el volante, sin saber qué pasaría al hacerlo. Fue un milagro que no haya caído antes».

«El shock de la experiencia perturba un poco tu mente cuando estás conduciendo y no te deja seguir conduciendo en tranquilidad. No hay manera de pensar qué hubiera pasado si él caía antes y luego de eso no quedé tranquilo. Toda la concentración se va por las nubes y no hay forma de estar bien. He estado pensando en ello durante el resto de la etapa, cuánto ha afectado a mi velocidad no lo sé. No me hizo más rápido de todos modos», resaltó.

«Nunca lo había experimentado y no se lo deseo a nadie. De todas maneras hay que agradecer que no ha pasado nada y que él está bien, o eso espero. He visto gente caminando a un lado de la carretera, pero nunca he visto que alguien caiga por delante de un auto. Ni siquiera estaba enfocado allí arriba y lo vi bajar. Fue una experiencia realmente impactante. Sin dudas debe estar herido, pero espero que bien», culminó diciendo el de Valer.