Rins le ganó a Márquez por solo 13 milésimas

El circuito de Silvertsone fue testigo fiel de una definición que quedará en la historia como una de las más ajustada no solo del motociclismo sino del deporte motor a nivel mundial. Es muy difícil buscar a lo largo de toda la historia un cierre de competencia tan ajustada y cerrada como la que protagonizaron Marc Márquez con Honda oficial y Alex Rins con la Suzuki. La carrera comenzó con un duro accidente que protagonizó Fabio Quartararo y Andrea Dovizioso que terminó con el abandono de los dos pilotos.

Apenas se puso en verde el semáforo, todos los pilotos salieron despedidos rumbo a la curva uno donde Quartararo se cayo solo y Dovizioso no pudo esquivarlo pasando con su Ducati por encima de la moto del francés que se deslizaba por el pavimento inglés. «Dovi» se cayó fuertemente contra e piso y su moto tomo fuego cuando transitaba una alocada carrera que terminó contra las vallas de contención. Fabio se levanto y se fue del lugar aminando mientras que el italiano necesito de la asistencia de los médicos para ser retirado en camilla. Luego se constato que no presentaba mayores lesiones.

Adelante la historia empezaba a escribir una página importante entre Márquez y Rins que había logrado superar a Valentino Rossi con la Yamaha que poco pudo hacer en pista. la superioridad de los punteros se mostró de manera inmediata. Maverick Viñales fue a buscar a su compañero de equipo y logró imponer sus condiciones para meterse tercero pero ya lejos de Marc y Alex, los dos españoles que marcaron el rumbo a lo largo de la competencia en el circuito que durante la segunda Guerra Mundial fuera una base aérea.

Entre ellos no mostraron mayores alternativas más que algunas superaciones que empezaron a despertar las esperanzas de una final cerrada. Durante la mitad de la competencia la batalla entre los punteros era un claro testeo para saber cuales eran los puntos débiles de cada uno. Fue un estudio permanente en cada vuelta con una imagen donde la Honda dejaba una clara superioridad en los sectores rápidos mientras que la Suzuki recuperaba y se mostraba firme en la parte más trabada.

Atrás de ellos la lucha entre los dos pilotos de la marca Yamaha, Maverick Viñales y Valentino Rossi, se disipaba, el español se imponía sobre el excéntrico italiano que no podía soportar el andar de su compañero de equipo que estaba en a obligación de ir a buscar a los punteros que ya habían marcado una clara diferencia. Viñales hizo el desgaste pero poco pudo cosechar de una apuesta arriesgada en la segunda parte de la carrera.

La última parte de la carrera encontró a Márquez adelante acosado por Rins que por momentos lograba saltar a la unta de la competencia cuando la Honda de Marc empezaba a evidenciar la exigencia de la competencia ya que en distintos sectores del trazado la unidad del campeón mostraba un movimiento extraño y complicado para el piloto que lograba controlarla. El otro español, el de Suzuki entendió los problemas de su rival y empezó a presionar para llevarlo a una posición incomoda al puntero de la carrera.

La última vuelta fue una perfecta invitación a no perder detalle de todo lo que podía suceder. Márquez controló muy bien a Rins que buscó por un lado y por el otro a lo largo de todo el trazado. Pero en la última curva la Honda de Marc tuvo un pequeño deslice y en el ingreso a la recta le dejó un pequeño lugar para que Rins aceleró de la mejor forma y llegar a la línea de sentencia con media rueda delante del campeón y así lograr su segundo triunfo en la temporada por tan solo 13 milésimas. Solo un abrir y cerrar de ojos, por eso se definió la carrera con Maverick Viñales.