La marca Honda logró un avance y un desarrollo que a muchos sorprendió luego del los años complicados y cargados de fracaso que tuvieron mientras suministraban la unidad de potencia al equipo McLaren. Esos tiempos complicados terminaron para la casa japonesa que hoy goza de buena salud con Toro Rosso y el equipo austriaco de Red Bull. Desde el 2018 que Honda trabaja con el equipo de Firenza buscando avanzar en la potencia de un impulsor que esta temporada reemplazó a Renault en Red Bull.

Estos buenos resultados le permitieron a los japoneses empezar a trazar su plan de trabajo pensando en los motores 2020 y como desarrollar los nuevos impulsores para una temporada que marcarán el destino de la categoría. Pero el año 2021 espera a la Fórmula 1 con la idea de un cambio rotundo y trascendental que apuntan a disminuir los elevados cotos que hoy preocupan a los distintos equipos de la categoría. Pero esto será un condicionamiento para la evolución de los impulsores Honda.

Los encargados de los motores han abierto una gran duda en referencia a su continuidad dentro de la categoría sin mostrar grandes pistas sobre una posible decisión en referencia al 2021. No han confirmado si continuaran pero tampoco dejaron en claro su deseo de salirse de la competición. Si tienen en claro la idea de desarrollar un impulsor suficientemente competitivo para buscar el campeonato en la próxima temporada de la mano de Red Bull y su principal piloto Max Vertsappen. Los resultados obtenidos hasta acá les marca claramente que han encontrado el camino.

«Hemos discutido lo que haremos después de 2020. Necesitamos decidir al final de este año. No hay objetivos específicos que debamos conseguir, pero obviamente cuantas más victorias tengamos, mejor», comentó Masashi Yamamoto, director general de Honda F1 sin dar mayores referencias sobre el futuro a mediano y largo plazo que tendrá su equipo. Deja en claro su deseo de fortalecer su gran avance logrado hasta acá para mantener firme su objetivo.

Toyoharu Tanabe, director técnico de Honda también se refirió a los logros que los impulsores han alcanzado abriendo una gran esperanza a un futuro inmediato. «Vemos una mejora clara, especialmente en términos de rendimiento en la pista. Estoy contento de ver este paso. Hay una tecnología común, entre Honda y la Fórmula 1. Tuvimos muchos fallos en el MGU-H. Eso nos ayudó a encontrar la solución. El año pasado, introdujimos una gran mejora de fiabilidad, usando la tecnología de Honda Jet» aseguró el director técnico.

Además uno de los máximos responsables de este gran presente de la marca japonesa asegura que: «Este año, ellos nos han ayudado en el área de turbocompresores, ya que el motor de reacción es un motor turbo. Ha sido una relación positiva». concluyó Tanabe. Honda esta decidido a recuperar la identidad perdida y espera hacerlo en un mediano plazo mientras visualiza cual serán los pasos a seguir en el momento que los profundos cambios dentro de la F1 marquen el rumbo de la categoría.