Max ya piensa en un posible futuro en Ferrari junto a Leclerc

Definitivamente el triunfo de Charles Leclerc el último domingo en Monza dejó en claro que el recambio generacional ha comenzado y esta más firme que nunca. El monegasco se transformó de un omento a otro en el principal ídolo actual de la escudería más importante de la Fórmula 1 y eso marca el rumbo de un destino que ya se esperaba dentro de la máxima categoría del automovilismo mundial. Primero fue Max Verstappen, luego aparecieron Albon, Norris, Giovinazzi y ahora Leclerc sella este inicio de una nueva etapa con dos triunfos consecutivos.

No es fácil vivir una transición de este tipo. Exige y demanda mucho y las presiones sobre los jóvenes suele marcar el camino y el carácter, seguramente de esto Pierre Gasly puede ser el principal ejemplo. Pero a partir de acá también aparecen los desafíos y el primero en tirar la piedra fue, como se esperaba, Max Verstappen que disparó la polémica con su declaraciones. El holandés ha considerado una buena dupla la que podría formar él con Leclerc en Ferrari.

«Charles y yo podríamos estar en el mismo equipo. Ambos queremos ganar, pero nos respetamos. No digo que no pueda haber conflictos, pero no sería como Hamilton y Rosberg en Mercedes» dijo Max. Sin dudas estas palabras van más allá de un simple deseo de probarse a si mismo con un rival de esta magnitud que supone puede llegar a ser en el futuro el propio Charles. Pero además abre una puerta dejando a la vista su deseo de llegar a Ferrari cuando el equipo italiano tenga un auto capaz de pelar por el campeonato y que hoy por hoy no parece tener.

«Lo más importante es que tengamos un coche con el que pueda ser campeón del mundo, de momento no es posible. Nos concentramos en 2020 y luego ya se verá» aseguró Max que siempre tiene una declaración que logra movilizar la estantería. Verlo junto a Charles Leclerc en un equipo, juntos peleando por el Campeonato del Mundo podría ser una sueño cumplido para muchos. También seria una competencia interna tan intensa que podría hacer recordar grandes batallas de la F1.

Ahora en Red Bull seguramente habrán recogido la parte que le corresponde de este guante que tiro Max. Tendrán que trabajar, como lo vienen haciendo hasta el momento para lograr un auto suficientemente fuerte, equilibrado y confiable para pelear un campeonato que le permita al holandés continuar dentro de la escuadra luego de cinco años en el equipo austriaco. Pero las palabras del joven maravilla como se lo conoció cuando arribó a la F1 suelen generar una dura presión, es una costumbre en él.

En este juego de ida y vuelta de declaraciones, también intervino el padre de Max, el ex piloto de Benetton, Jos. También polémico y directo para declarar. Duro y frontal. «Conocemos a Leclerc desde hace mucho tiempo. Max ha competido contra él durante mucho tiempo. Es un piloto rápido y creo que es genial que los próximos años vayamos a ver una lucha entre Hamilton, Verstappen y Leclerc. Es bueno para el deporte» seguramente será muy bueno para la Fórmula 1 poder tener en un mismo nivel a estos tres pilotos más los que vienen ascendiendo y demostrando un gran talento.

La nueva generación de pilotos ha llegado a la Fórmula 1 para empezar a marcar la transición que significa el paso de los años. Por ahora resaltan los más vistosos pero hay que esperar una dura participación de aquellos que hoy se están formando en los equipos denominados pequeños y que aun en inferioridad de condiciones han demostrado tener un futuro asegurado en la lucha por el título. Solo será cuestión de tiempo para ver las nuevas figuras descollando en las pistas del mundo.