Schumacher fue trasladado a Paris para un tratamiento secreto

En las últimas horas se conoció la noticia de una nueva internación del siete veces campeón del mundo de Fórmula 1, Michael Shumacher en un centro médico de la París, capital de Francia. Bajo un estricto sistema de seguridad que garantiza el total hermetismo que viene sosteniendo la familia del ex piloto desde hace cinco años cuando se accidentó mientras esquiaba en los Alpes suizos. Michael será sometido a un tratamiento en secreto basado en la infusión de células madres.

El ex campeón del mundo llegó a la ciudad parisina durante este último lunes y fue ingresado en el hospital Georges-Pompidou de esta ciudad y permanecerá allí hasta el miércoles que se espera reciba el alta médico para volver a su mansión en Suiza donde continuará con el tratamiento que viene sosteniendo desde hace cinco años cuando sufrió aquel increíble accidente cuando se encontraba esquiando junto a su hijo y se salió de la pista de esquí para ayudar a otras personas que presentaban ciertos inconvenientes.

En aquellos días se abrió una investigación sobre el accidente para determinar fehacientemente cuales fueron los motivos del accidente y sus consecuencias. Las conclusiones a las que llegó la fiscalía de Albertville determinó que Michael tuvo un problema con una de sus tablas que se trabó con una piedra provocando la caída del e piloto que desafortunadamente golpeó su cabeza contra otra roca.  Según se desprende de la investigación, el edema masivo que presentaba el cerebro fue producto de un soporte de una cámara que llevaba el ex campeón en su casco.

Este elemento no logró disipar la energía del golpe y provoco la sería lesión. El alemán fue sometido inmediatamente a una intervención quirúrjica en el Hospital de Grobel y allí permaneció internado por cuatro meses hasta que la familia decidió trasladarlo a su casa en Suiza donde se preparó una habitación especial para continuar allí con el tratamiento de recuperación de Schumacher bajo un total y profundo sistema de hermetismo que impidió conocer a lo largo de todos estos años mayores detalles de su estado de salud.

Ahora el alemán será sometido a un tratamiento bajo el mayor estricto secreto pero que se supo que será a base de células madres en la Unidad de Monitoreo Continuo del Departamento de Cirugía Cardiovascular donde será atendido y monitoreado por el doctor Philippe Menasché, un destacado cirujano cardíaco. Según la prensa parisina esta es la tercera vez que el alemán visita este hospital. La primera habría sido en el mes de marzo adonde llegó en helicóptero desde Suiza.

La idea de la familia junto a el cuerpo médico que incluye 15 profesionales que están permanentemente atendiendo al alemán en su casa de Gland, es poder desarrollar un tratamiento que permita, a través de la infusión células madre poder tener una acción de antiinflamatoria sistémica, buscando mejorar las funciones cerebrales. Según algunas informaciones periodísticas la idea de la familia y los profesionales es que el tratamiento se realice este martes y el mismo miércoles ya tenga el alta médico para volver a Suiza.

Por el momento las informaciones en torno al estado de salud del alemán son escasas y solo se conoce con veracidad los partes de prensa que emite la familia que sigue adelante con este tratamiento bajo un total hermetismo desde hace cinco años cuando se produjo el accidente. En algún momento se dijo que el alemán estaba en su casa nueva que la familia adquirió en las islas baleares de Mollorca donde habría pasado las fiestas de navidad y año nuevo aunque esto solo se sostuvo a partir de algunas visitas que confirmó su amigo y jefe de equipo en Ferrari Jean Todt.