Se rompió el hermetismo sobre el estado de salud de Schumacher

Durante tanto tiempo el hermetismo en torno al estado de salud del siete veces campeón del mundo de Fórmula 1, Michael Schumacher fue un estandarte de parte de la familia y de todo el entorno del ex piloto de Ferrari y Mercedes entre otros equipos. Al inicio de esta semana Schumacher ingresó al Hospital George Pompidou de París donde estaba previsto desarrollar un tratamiento en secreto basado en la infusión de células madres.

En las últimas horas una empleada de la Unidad de Cardiología del Hospital aseguró que el ex piloto esta en el sector D donde ella desempeña su trabajo y aseguró que: “Sí, él está en mi área. Y te puedo asegurar que está consciente” fuero las únicas palabras que habría declarado esta trabajadora del Hospital donde se encuentra internada el alemán. Esta fue toda la información que se pudo conocer del estado de saludo de Michael ya que ni desde la intimidad de la familia ni por parte del propio Hospital han emitido un comunicado oficial sobre el estado de salud de Schumacher.

El alemán ingresó el lunes para ser internado hasta este miércoles cuando se le daría el alta y de esta forma regresaría a Suiza para continuar su lento tratamiento en su mansión donde se a preparado una habitación exclusivamente para su atención con quince profesionales que están dedicados exclusivamente a su evolución. Según rumores esta no sería la primera vez que el ex piloto estuvo internado en este Hospital y a principio de este año habría estado internado para realizarle el mismo tratamiento.

El tratamiento será a base de células madres en la Unidad de Monitoreo Continuo del Departamento de Cirugía Cardiovascular donde es atendido y monitoreado por el doctor Philippe Menasché, un destacado cirujano cardíaco. Esto permite, a través de la infusión células madre poder tener una acción de antiinflamatoria sistémica, buscando mejorar las funciones cerebrales del ex campeón del mundo de Fórmula 1 que desde hace cinco años pelea por su vida desde aquel accidente en los Alpes suizos.

Durante la tarde de este martes el presidente de la FIA, Federación Internacional del Automovilismo, Jean Todt visitó el Hospital George Pompidou de París para interiorizarse por la salud de su gran amigo. Todt fue parte de aquella época gloriosa de Schumacher en Ferrari donde dominó la categoría a voluntad mientras Jean era su jefe de equipo y juntos conquistaron seis títulos del mundo. La permanencia del francés se extendió por 45 minutos.

El alemán sufrió un fuerte golpe en su cabeza en aquel increíble accidente cuando se encontraba esquiando junto a su hijo y se salió de la pista de esquí para ayudar a otras personas que presentaban ciertos inconvenientes. En aquellos días se abrió una investigación sobre el accidente para determinar fehacientemente cuales fueron los motivos del accidente y sus consecuencias, que dejaron en muy mal estado de salud al ex piloto de Mercedes, Ferrari y Benetton.

Las conclusiones a las que llegó la fiscalía de Albertville determinó que Michael tuvo un problema con una de sus tablas que se trabó con una piedra provocando la caída del piloto que desafortunadamente golpeó su cabeza contra otra roca.  Según se desprende de la investigación, el edema masivo que presentaba el cerebro fue producto de un soporte de una cámara que llevaba el ex campeón en su casco. Desde aquel día el estado de salud de Schumacher ha sido un secreto muy bien guardado más allá de algunos rumores que se filtraron en las últimas horas.