Existen sospechas sobre la legalidad del impulsor Ferrari

Los contundentes triunfos obtenidos por Charles Leclerc y Ferrari en Spa-Francorchamps y Monza al regreso del paréntesis que vivió la Fórmula 1 por las vacaciones de verano, abrieron dos puertas muy importantes en a categoría. Por un lado el equipo italiano demostró que tiene el potencial para pelear la punta. Ser veloz y hasta podría asegurarse un alto porcentaje de confiabilidad en el motor que asiste al modelo SF90. Ahora dependerá de ellos seguir evolucionando para mantenerse competitivo.

La segunda opción que ahora invade el paddok de la F1 es la potencia demostrada por el impulsor del equipo italiano. La verdad es que los motores Ferrari siempre se mostraron veloces y fueron la referencia en distintos sectores de los diferentes trazados que conforman el calendario 2019. Los autos rojos mantuvieron desde el inicio una gran velocidad en los sectores rápidos que no podía complementar con el transito en las partes lentas y en curvas de baja velocidad. Eso les hacía perder mucho en la vuelta.

En las últimas dos competencias los circuitos mostraron una coincidencia muy marcada. Poseen largas rectas donde la potencia del motor es sumamente importante para marcar la diferencia. Entonces Ferrari la marco. «La Casa de Maranello» se perfiló como el principal candidatos a quedarse con las competencias. Algunos se conformaban con que Ferrari gane al menos una de las dos cita para apaciguar su falta de victorias en el año.

Pero Leclerc se encargó de disipar toda las dudas y se impuso de manera contundente en las dos competencias siendo la de Monza la más representativa para el equipo por ser locales. Allí el monegasco demostró todo su talento y Vettel cometió un error de principiante que le impidió cerrar un claro 1-2 del equipo, lo que hubiese disparado con más fuerzas aun las sospechas que despertó la potencia del motor Ferrari después de estas dos fechas.

A muchos les llamó la atención la velocidad final en la larga recta de Monza de la SF90 de Leclerc. Más llamativa fue la imagen que mostraba al Mercedes de Hamilton y luego de Bottas persiguiendo al auto rojo con el alerón trasero abierto y no lograban acercarse para iniciar una posible maniobra de sobrepaso. Sin dudas eso habla a las claras de una gran potencia y confiabilidad por parte del impulsor italiano que se imponía sobre el alemán aun cuando este utilizaba el DRS.

Y eso despertó dudas y abrió varios frentes de sospechas. Las miradas ahora están puesta en la legalidad de la unidad de potencia que posee Ferrari. Para algunos el motor de los italianos posee ciertos beneficios que se debería revisar para confirmar que están enmarcados dentro del reglamento de la FIA, Federación Internacional del Automovilismo. Uno de los periodistas más prestigiosos de los medios europeos, Michael Schmidt ha planteado su sospechas sobre la unidad de potencia de Ferrari.

El periodista asegura que: «Sólo hay dos posibilidades. Que la MGU-K del Ferrari recupera más de los 120 kW permitidos o que en las vueltas lentas lleven combustible detrás del punto de medición, lo almacenen allí y luego lo inyecten. No existen otras opciones» ha detallado Schmidt que además asegura. “Ferrari, ahora mismo, tiene el mejor motor. Mercedes, Honda y Renault no pueden explicar la superioridad tan grande que tienen en las rectas desde hace medio año. Detrás de las escenas se sugiere que puede que no sea tan legal» concluyó el periodista dejando abierta las sospechas sobre la legalidad de la potencia italiana.