Red Bull quiere aclarar las dudas sobre el motor Ferrari

Hace tiempo que las dudas sobre la legalidad del motor Ferrari sobrevuelan el paddock de la Fórmula 1. Desde el inicio de la temporada todas las miradas apuntan a la potencia del impulsor italiano que terminó de confirmar su superioridad en las últimas dos competencias donde el equipo italiano marcó una clara diferencia en las largas rectas que ya se evidenciaba en otros circuitos pero no quedaba tan expuesto como sucedió en Spa-Francorchamps y en Monza donde la unidad de potencia es fundamental para alcanzar el éxito.

Las dudas siempre estuvieron, pero ahora quedaron a la vista de todos luego de los triunfos obtenidos por Ferrari y de la manera que se logró. Entonces aquellos rumores empezaron a tomar forma y los equipos no ocultaron sus desconfianzas. Luego de a competencia de Monza y e segundo triunfo consecutivo de Charles Leclerc la prensa europea también sembró dudas sobre el contexto reglamentario en el que esta el motor de «La Casa de Maranello».

A muchos les llamó la atención la velocidad final en la larga recta de Monza de la SF90 de Leclerc. Más llamativa fue la imagen que mostraba al Mercedes de Hamilton y luego de Bottas persiguiendo al auto rojo con el alerón trasero abierto y no lograban acercarse para iniciar una posible maniobra de sobrepaso. Sin dudas eso habla a las claras de una gran potencia y confiabilidad por parte del impulsor italiano que se imponía sobre el alemán aun cuando este utilizaba el DRS.

Ahora el primer equipo que se animó a realizar una denuncia fue Red Bull. Fue el propio Christian Horner, jefe de la estructura austriaca quien confirmó que han realizado una serie de cuestionamientos a modo de denuncia por el motor Ferrari ante la FIA, Federación Internacional del Automovilismo solicitandole que investiguen ciertos aspectos de la unidad de potencia que ha mostrado Ferrari en las últimas competencias, principalmente luego de Bélgica y Spa donde la SF90 de Leclerc se mostró superior al resto.

«Hemos preguntado varias cosas a la FIA, pero aún no hemos recibido respuestas» aseguró el propio Christan Horner quien confirma que Red Bull necesita aclarar algunas dudas que ellos tienen sobre el motor italiano. Las principales sospechas están en el MGU-K del impulsor Ferrari que podría recupera más de los 120 kW permitidos. Además surgen dudas durante las vueltas lentas ya que podrían llevar combustible detrás del punto de medición, lo almacenen allí y luego lo inyecten dándole una ventaja que no esta permitida.

Luego de la carrera de Monza, uno de los periodistas más destacados de la Fórmula 1, Michael Schmidt había asegurado que: «Ferrari, ahora mismo, tiene el mejor motor. Mercedes, Honda y Renault no pueden explicar la superioridad tan grande que tienen en las rectas desde hace medio año. Detrás de las escenas se sugiere que puede que no sea tan legal» detalló el periodista abriendo una gran incógnita sobre el impulsor italiano. El equipo siempre se mostró fuerte en ese aspecto, hasta marcó una diferencia en la confiabilidad de la unidad de potencia sin poder lograr un equilibrio con el aspecto aerodinámico.

Por el momento Red Bull ha sido el único equipo que a mostrado su interés por aclarar las dudas que muchos tiene y que por ahora nadie se atrevió a formalizar una denuncia para que se investigue como lo hizo la escuadra austriaca. Ahora llegan los circuitos trabados y urbanos en donde Ferrari no podrá aprovechar esa potencia de motor ya que no enfrentan largas rectas pero aun así las sospechas seguirán hasta que se logren aclarar las preguntas de Red Bull.