Jean Todt: «He leído y escuchado cosas realmente increíbles sobre Michael Schumacher»

El ex jefe de Ferrari habló con la prensa y contó temas de relevancia sobre la internación secreta del multicampeón alemán, el que supo llenar de alegría y buenas carreras a la Fórmula 1. Michael Schumacher pelea por su vida y lo han internado de manera privada en París, por lo que se han dicho muchas cosas al respecto y hasta aseguraron que está conciente y no lo quieren hacer público.

«No hay más noticias excepto que él está luchando diariamente para mejorar la situación. He leído cosas increíbles al respecto y, como de costumbre, los que saben no hablan y los que no saben nada, sí hablan. Todavía estoy sorprendido de que cuando Michael vino a París para un chequeo en el hospital hablaron personas que deberían respetar el secreto médico», expresó en una entrevista con el diario italiano La Repubblica.

Philippe Menasché es el médico que lidera la internación del ex corredor, a quien apuntan como el que está haciendo experimentos con él. «Yo no hago milagros y eso lo saben todos. Con mi equipo no estamos haciendo ningún ‘experimento’, término abominable que no se corresponde con una visión sería de la medicina. Estamos haciendo lo que sabemos hacer y nada más para decir», acotó.

«Dije la verdad y siempre lo hago. Veo las carreras en la televisión con él. Y ahora sólo espero que algún día podamos ir juntos a un Gran Premio. Esta noche saldré de París para ir a Ginebra y lo veré», expresó el directivo de veintitrés años, quien no deja de asegurar las costumbres que adquirió con Michael en el último tiempo. Todt y Schumacher fueron siempre muy unidos y mantenían una muy buena relación.

«Debemos acompañarlo en esta lucha, apoyando a su esposa Corinna, una mujer fantástica que se preocupa por él y sus hijos. Debemos ayudarlos y respetar sus deseos tanto como sea posible. Sabemos que tuvo un accidente que dejó huellas y esto es privado. Lo conozco desde que era niño. Lo amo, es inteligente, muy bien educado, tiene un perfil bajo. Es el resultado del gran trabajo de sus padres que siempre quisieron mantenerlo fuera de la visibilidad. ¿Es el apellido una presión extra? Quizás, pero con el casco y la visera baja es como los otros pilotos: se olvidan de todo. Tenemos que dejarlo trabajar en paz», cerró Jean.