La F1 en estado de alerta por el Tifón Hagibis

Todo esta preparado para que el GP de Japón se desarrolle sin mayores novedades y sea uno más del calendario en el histórico circuito de Suzuka. Pero la presencia del Tifón pone en alerta a los organizadores que se mantienen monitoreando permanentemente el avance de la tormenta que se traslada por el pacífico con vientos que alcanzan los 200 kilómetros por hora y que ya ha obligado a la organización del Mundial de Rugby que se disputa en tierras japonesas a modificar su cronograma de partidos en la fase final.

Cada vez que la Fórmula 1 llega a Japón, se viven momentos de tensión por diferentes tormentas de grandes magnitudes que suelen merodear la isla poniendole un toque de dramatismo al normal desarrollo de la actividad en Suzuka desde el inicio de las tandas de entrenamientos. Por ahora todo esta sujeto al movimiento que realice el tifón Hagibis. Todo el mundo esta atento a lo que pudiera suceder aunque nadie quiere ser alarmista ni reaccionario ante una mínima posibilidad.

«La FIA, Fórmula 1, el Circuito de Suzuka y la Federación Japonesa de Automovilismo están siguiendo de cerca el potencial impacto del Tifón Hagibis en el GP de Japón de 2019. Todos los esfuerzos posibles para minimizar su impacto en el horario se están haciendo, pero la seguridad de los aficionados, competidores y cualquiera en el circuito de Suzuka será la primera prioridad. Todas las partes seguirán monitorizando la situación y habrá actualizaciones a su debido tiempo» asegura el comunicado emitido por la categoría en las últimas horas.

Tanto la categoría como los organizadores locales ya están acostumbrado a este tipo de amenazas por lo que se tomaron las medidas necesarias para mantenerse en un estado de alerta permanente por si el Tifón llega a la pista japonesa. De confirmarse esta predicción se suspendería la actividad del sábado, el día que puede ser el más castigado por esta fuerte tormenta y se pasaría la sesión clasificatoria para el domingo a la mañana antes de iniciar la carrera, comprimiendo la actividad y recurriendo a un cronograma de emergencia de ser necesario.

Los equipos están ya instalados en el circuito y se vive una tensa calma. Todos saben la realidad pero se respira un aires de cierta tranquilidad intentando mantener la línea para no generar un caos y ser reaccionarios sobre una situación que por el momento solo genera alarmas. Por el momento no se han tomado decisiones pero están todos expectante por el avance de la tormenta que por ahora se encuentra en el pacífico avanzando rumbo a la isla del sol naciente donde se debe disputar el GP de Japón.