Otra vez se pone en dudas la legalidad del motor Ferrari

El regreso de la actividad a las pistas luego del receso de verano europeo por parte de la Fórmula 1, marcó una tendencia que abrió muchas dudas. La superioridad demostrada por la potencia del motor Ferrari dejó a muchos con serias dudas sobre la legalidad de la planta impulsora del equipo italiano que dominó las cinco clasificaciones desde que se regresó a la competición. Y eso no es gratis. Es difícil que un equipo logre marcar una diferencia en un periodo de tiempo tan corto. Las recuperaciones repentinas siempre generan dudas e incertidumbres que es mejor aclarar.

En los últimos días los medios europeos aseguran que dos equipos fuertes de la grilla de la Fórmula 1 han cuestionado el desempeño de la unidad de potencia de Ferrari que demostró una clara mejoría desde la competencia de Bélgica disputada en el circuito de Spa-Francorchamps donde, además, Charles Leclerc logró su primera victoria dentro de la categoría. Luego llegó Monza donde los autos rojos volvieron a mostrarse firmes y veloces. Estos dos circuitos eran de caracteristicas favorables para sus motores y se presumía que los italianos podían funcionar bien.

Pero llegó Singapur, Sochi y luego Japón donde los de Maranello dominaron con firmeza las sesiones de clasificación demostrando una mejoría en su motor de aproximadamente 0,8 décimas. Esto despertó algunas dudas que significaron realizar las consultas pertinentes con la FIA, Federación Internacional del Automovilismo para aclarar el funcionamiento del impulsor. Según se pudo saber, las principales dudas están en el desempeño y funcionamiento del «Intercooler» que podría generar una interesante potencia en un periodo corto de tiempo.

Algunas opiniones sostienen que el Intercooler de Ferrari podría permitir una pequeña fuga de aceite. Esta llegaría a la cámara de combustión generando una potencia extra permitiendole ganar más velocidad por un corto periodo de tiempo durante este proceso. Si bien reglamentariamente esta permitido el uso de aceite en el Intercooler, la reglamentación es clara cuando dice que que este sistema «no utilice intencionalmente el calor de la vaporización de cualquier fluido, a excepción del combustible, con el propósito de afectar a la combustión del motor».

No ha trascendido el nombre de los dos equipos que habrían realizado la consulta ante la FIA, aunque muchos dan por supuesto quienes son sin dar sus nombres. Ahora solo resta esperar si estas consultas prosperan y se abre una investigación sobre el sistema Intercooler de la unidad de potencia de las Ferraris de Charles Leclerc y de Sebastian Vettel para confirmar estas sospechas o para disipar cualquier tipo de dudas sobre la legalidad o no del motor.