Alonso felicitó a Hamilton por su sexto título.

Un viej dicho dice que el tiempo cura las heridas. Pues parece que la relación entre Lewis Hamilton y Fernando Alonso es el claro ejemplo de que el paso del tiempo suele sanar las rencillas y acercar las partes que alguna vez estuvieron distancias. El inglés que el domingo consiguió su sexta corona dentro de la Fórmula 1 fue el compañero de equipo del asturiano en McLaren durante la temporada 2007. Eran el equipo a vencer, sus autos eran los más potentes de la parrilla y parecía que nadie podía sacarles el título de piloto y el de constructores.

Pero el destino tenía preparado otro camino y aquella temporada fue realmente una catástrofe para el equipo de Woking que no pudo quedarse con el título producto de las desasentadas decisiones que se tomaron en una escuadra que tenía a dos pilotos campeones del mundo y que dejó que los desencuentros y las luchas internas se apoderaran del clima interno dejando en claro que la gloria pasaría de largo sentenciando una dura derrota cuando tenían en sus manos el triunfo.

Luego de confirmarse la consagración de Hamilton, fueron varios los mensajes de distintas personalidades del deporte y del automovilismo en saludar al nuevo rey de la categoría. Entre ellos estuvo el mensaje del propia Fernando Alonso quien por medio de su cuenta personal de Twitter. El español felicitó a Hamilton por su sexta corona y cerró el mensaje de una manera llamativa. Utilizó la palabra «Bravo» tal como lo hacía Flavio Biratore cunado Alonso lograba el triunfo en cualquier Gran Premio estando en el equipo oficial Renault.

El tiempo pasó y aquella complicada relación que mantenían el español y el inglés en McLaren fue cambiando de rumbo. En los últimos tiempos era normal ser testigos de los mensajes que ambos se mandaban mutuamente demostrando mucho respeto y admiración mutua. Ahora le tocó el turno al asturiano saludar al nuevo campeón del mundo que logró escribir su nombre por sexta vez en la historia de la F1. Cinco campeonatos los ganó con Mercedes y un título lo obtuvo con McLaren cuando Alonso abandonó la escudería.

Al final el presente de la relación de estos dos grandes pilotos de la F1 recorre los caminos de la cordialidad. La misma que tal vez no existiría si el español todavía se encontrara en la categoría. Igual esta es una hipótesis que nunca se sabrá ya que la realidad es totalmente distinta y entre en los reina la paz después de duros cruces que hubo mientras compartían el equipo de origen británico. Tal vez alguien miró de reojo a la escudería Ferrari que hoy por hoy tiene os pilotos capaces de devolverle la alegría a los intaliano.