AUTOMOVILISMO

«Soy y seguiré siendo el número 2 en Alemania»

Las comparaciones siempre son odiosas. En la Argentina siempre se abre la polémica por saber quien fue mejor entre dos estrellas de un mismo deporte que pueden marcar el rumbo de la historia de una actividad. Tal vez la más resonante para nuestro país es saber, como si hiciera falta, quien ha sido mejor entre Maradona y Messi. Una situación similar se vive dentro del automovilismo en Alemania, donde la comparación entre Michael Schumacher y Sebastian Vettel es inevitable.

Michael quien sacudió la historia de la categoría y fuera el primero en romper el record de nuestro compatriota, Juan Manuel Fangio luego de cincuenta años superándolo con la obtención de siete títulos mundiales de F1, es sin dudas el referente del automovilismo alemán y por supuesto de todo el planeta. Contra eso debe pelear Vettel en su tierra. Con cuatro títulos del mundo, impresionante estadística para un piloto que marcó una época en la máxima categoría. Pero no le sirve para salir de la sombra del «Kaiser«.

«Seb» que actualmente corre en Ferrari, no puede consolidarse justamente en la escuadra más importante de la categoría y donde su compatriota consolidó su leyenda. Schumacher hizo todo en la escudería de Maranello. Allí marcó el rumbo de la Fórmula 1 moderna y contemporánea dejando todos los record detrás sin darle la chance a los grandes de poder discutir su talento. Allí Vettel no pude discutir y no solo que lo sabe perfectamente sino que también lo asume en su totalidad.

«Soy y seguiré siendo el número 2 en Alemania en términos de Fórmula 1, así que no tengo ningún problema con eso. Creo que los logros de Michael fueron únicos y siguen siendo únicos. Él fue quien hizo el gran avance para la Fórmula 1 y el automovilismo en Alemania«, declaró Sebastian Vettel reconociendo los logros obtenidos por su predecesor.El alumno y el maestro se encontraron pocas veces en la pista. Schumacher volvió a la F1 para correr con Mercedes y recién allí compartieron los escenarios con Vettel, esto fue entre 2010 y 2012.

Vettel resume una situación lógica en palabras que marcan a la perfección y con exactitud la realidad que se debe vivir cuando existe un Michael Schumacher. «Cualquier persona que venga después de Schumacher está en la fila, detrás. Y veo eso con mucha naturalidad. Estoy orgulloso de mi origen, de mi país de origen. No tengo ningún problema en decir que estoy orgulloso de pilotar por Alemania«. Ahora el desafío lo tiene Hamilton quien puede alcanzar e incluso superar al «Kaiser» que ya dejó su marca en la historia.

Comentá con Facebook

Botón volver arriba
Cerrar