Alonso tuvo su bautismo de fuego en el Dakar

Llegó el momento de enfrentar Fernando Alonso con la realidad del Dakar. En la segunda etapa de competencia el español tuvo un duro revés al romper parte de la suspensión delantera de su unidad que le impidió seguir con normalidad la carrera y sumarle un tiempo importante a su clasificación general. Junto a Marc Comas debieron esperar mas de tres horas par recibir la ayuda del camión de asistencia para lograr reparar y continuar. El percance lo sufrieron en el Kilómetro 160 de la etapa.

Esta segunda jornada de competencia quedó en manos de un experimentado y quien fura uno de los maestros que ayudaron Fernando Alonso en el inicio de la preparación de esta competencia. El sudafricano Giniel de Villiers logró quedarse con el mejor tiempo de carrera y esto lo posiciona muy bien en la clasificación general. Este día fue muy duro por las condiciones del terreno y eso derivo en complicaciones de navegación en la primera parte de la competencia.

De Villiers ha demostrado tener un gran ritmo de competencia con la Toyota Hilux 4X4 V8 y esto le permitió ser el mejor de un día complicado y difícil por las características del terreno que obligó a muchos competidores a reformular su estrategia de navegación producto del polvo en el aire. El experimentado piloto sudafricano supo entender muy bien estas adversidades y sacó provecho en la competencia.

Detrás de De Villiers terminó el argentino Orly Terrnova quien ahora es el nuevo líder de la clasificación general de la competencia producto de dos días de muy buen ritmo con el Mini. Detrás del mendocino apareció Khalid Al-Qassimi. Esto recién comienza pero es interesante el posicionamiento de Terranova de cara a las próximas etapas para saber y entendr el andar de uno de los principales candidatos a pelearle al equipo Toyota.

«Tuvimos un percance con una rueda delantera, pero ahora ya está reparada, por suerte podemos seguir. Perdimos unas cuantas horas, poca visibilidad y mucho polvo. Viviendo la aventura del Dakar al 100×100. Por suerte, podemos seguir» aseguró Fernando Alonso luego de llegar al campamento para iniciar los arreglos en su unidad y continuar en carrera, en su primer enfrentamiento con las reglas que propone la competencia más extrema del planeta.