Leclerc se portó mal y en Ferrari se enojaron mucho

Ser piloto de un equipo oficial de la Fórmula 1 no es fácil. Se vive una vida controlada celosamente por los directivos de las escuderías que suelen invertir millones en cada uno de los corredores que pueden garantizarle el éxito, o por lo menos intentarlo. En Ferrari han decidido apostar a Charles Leclerc para el futuro a mediano y largo plazo. Para eso han decidido confirmarlo y firmar el vínculo contractual por una cifra millonaria que cobrará el monegasco por ser piloto de «La Casa de Maranello».

Esto significa que los italianos confían en la calidad conductiva del joven que demás demostró tener el talento suficiente para manejar un auto rojo. Pero la vida de Leclerc esta condicionada. Hay cosas que no puede hacer si en Ferrari consideran que no son apropiadas. Pero al parecer esto no lo entendió así Charles que puso a los directivos de Maranello muy nerviosos en los últimos días. Es que el monegasco tomó la decisión de saltar en paracaídas y esto cayó muy mal entre los directivos del equipo.

Durante sus días de vacaciones Leclerc decidió experimentar una nueva sensación y decidió tirarse en paracaídas sin haber pedido el permiso correspondiente a los directivos del equipo italiano. Esto provocó el profundo enojo de parte de la cúpula mayor de Ferrari con quien posee un contrato millonario. Sin dudas la actividad de alto riesgo para su vida a la que se sometió Leclerc obligó a los directivos de Maranello a tomar intervención y mantener una reunión con el joven.

«Normalmente, si tengo pensado hacer algo fuera de lo común, siempre tengo que pedir permiso a Ferrari, pero en este caso hice una excepción. Cuando se enteraron, se enfadaron un poco, así que no habrá una segunda vez» declaró Charles Leclerc luego de haber realizado el salto al vació con un paracaídas. Sin dudas el joven no tomó dimensión de las consecuencias de realizar una actividad que puso en riesgo su vida e integridad física por si algo hubiese podido fallar.

Leclerc es la gran apuesta de la escuadra italiana. Los directivos han decidido apostar con un contrato millonario a él, incluso con condiciones económicas mejores que las de Sebastian Vettel para que realice una actividad de esta índole y sin pedir los permisos correspondientes al equipo. Si bien esto quedará como una anécdota en el futuro, el monegasco no podrá olvidad de acá en adelante en consultar antes de decir realizar alguna actividad de alto riesgo.