Se van cerrando las puertas para Alonso en Indy500

La novela que involucra a Fernando Alonso y sus deseo de correr la histórica competencia de «Las 500 Millas de Indianápolis» es un permanente generador de situaciones y novedades después que la casa central de Honda ubicada en Tokio decidiera vetar la participación del español con un motor de su marca junto al equipo Andretti Autosport. Hace pocas horas se conoció la existencia de intensas negociaciones por parte de Michael Andretti para intentar convencer a los directivos de Honda para destrabar el conflicto.

Luego de conocerse la decisión de la marca japonesa, comenzaron una serie de hipótesis posibles para confirmar la presencia del asturiano en Indianápolis. Las opciones debían ser los equipos que posee motores Chevrolet y que tengan la posibilidad concreta de poder pelear por la victoria. En escena aparecieron los equipos de Ed Carpenter y por supuesto la escudería Penske como posibles alternativas para que el español pudiera ir en búsqueda de la «Triple Corona».

Ahora se conoció la postura del piloto americano Ed Carpenter dueño del equipo Ed Carpenter Racing, no encuentra lugar no posibilidades para que Fernando Alonso desembarque en su estructura. La llegada de un auto más al equipo supone una inversión muy fuerte desde el aspecto económico y desequilibra el plan de trabajo planteado para dos unidades que ya poseen en su escuadra. Esto complicaría la logística que sostiene el equipo y pondría en riesgo alcanzar los objetivos trazados para esta edición de las Indy500.

«Una persona me contactó, pero no fue Fernando Alonso, ni su representante, creo que es porque entienden que no estamos en posición de llevar adelante un programa de más de tres coches. Si duplicamos el tamaño de nuestro equipo para mayo, no sería bueno para nosotros. Me sorprende su situación porque no se llega tan lejos en un programa antes de caer en cuenta de que algo podía salir realmente mal, sobre todo con lo pública que fue su disputa» sostuvo el propio Ed Carpenter

Las chances de Penske también son inviables. Los motivos son similares. El histórico equipo de IndyCar ya ha establecido sus prioridades y fijo los objetivos para esta temporada concentrando los esfuerzos inmediatos en poder lograr una nueva victoria en las míticas «500 Milla de Indianápolis». Esta es otra puerta que se cierra para el asturiano que parece tener que depender solamente del éxito que pudiera tener Michael Andretti en sus negociaciones con Honda.