AUTOMOVILISMO

«Definitivamente, estábamos jugando con fuego» aseguró Daniel Ricciardo

El GP de Australia debía ser una fiesta. Un fin de semana diferente para uno de los principales protagonista y personaje más querido del paddock de la Fórmula 1 como es Daniel Ricciardo que hace dos semanas debía correr frente a su público como local en las calles de Melbourne. Pero todo esto solo queda en un simple deseo incumplido producto del Coronavirus que ha puesto en jaque al mundo entero y obligó a los organizadores locales en conjunto con Liberty Media y la FIA, Federación Internacional del Automovilismo, suspender el inicio de la temporada.

Toda la emoción y la alegría que suele vivirse en los días previos por Melbourne se transformaron en incertidumbre y un caos total por la toma de decisión que para muchos se retrasó no mostrando la celeridad y decisión determinante que muchos esperaban de los principales dirigentes que tuvieron en sus manos la idea de continuar con un evento que no podía seguir adelante. La confirmación del resultado positivo de Covid-19 en uno de los integrantes del equipo McLaren fue determinante y eso inclinó definitivamente la balanza.

Los días pasaron u desde la tranquilidad de su granja, Daniel Ricciardo ha logrado realizar un análisis mucho más profundo de los días que se presentaron en aquel fin de semana. «No había pensado demasiado en toda la situación del Coronavirus, pero en el fondo tenía algunas preocupaciones. Definitivamente, estábamos jugando con fuego» aseguró el australiano quien aseguró mostrarse preocupado por la situación vivida en esos momentos. «Era fácil volverse paranoico».

Daniel asegura que en esas horas uno empieza a pensar y tener ciertos miedos. «Comienzas a pensar con quién hablaste, dónde estabas… Una vez que se acercaba la carrera y cuando veías lo que sucedía con otros deportes como la NBA, pensé que no deberíamos estar haciendo esto» confiesa Ricciardo quien por estos días pasa el tiempo en compañía de su familia en la granja que poseen en las afueras de Perth esperando que vuelvan las carreras después de esta pandemia de Coronavirus que afecta a todo el mundo.

Para Ricciardo las opiniones que llegaron desde afuera han cuestionado fuertemente la gestión realizada pero es diferente cuando se esta adentro involucrado fuertemente con el desarrollo de un evento de esta magnitud. «Desde el exterior es fácil de decir. Incluso estando dentro sería un ingenuo si dijera que sabía todo lo que estaba sucediendo, porque muy pocos de nosotros lo sabíamos. Fue una lástima para todos, pero fue la decisión correcta al cien por cien» concluyó el australiano.

Comentá con Facebook

Botón volver arriba
Cerrar